Blog

Dia Internacional de la Paz

On September 21, the UN celebrates the International Day of Peace, that is, human unity. Let’s do it now. (The text is also in English, Chinese and Russian below)

Primero, el alto el fuego

Mostramos la bandera blanca requiriendo el alto el fuego para dar ocasión a la paz que es la unidad o toma de decisiones incluyente, pues unidos evitamos y prevenimos el propósito de daño (mutuo), que sería el absurdo de hacérselo uno a sí mismo, y acabamos definitivamente con la guerra para cooperar solo por el bien común.

Mientras que, por el contrario, la actual toma de decisiones excluyente y con ella la acción incesante de las unidades armadas (estados) es necesariamente aumentar su capacidad de destrucción e impedir que otros la aumenten, mediante el socavamiento y destrucción mutua. De modo que la única manera de que los humanos dejemos de dañarnos a nosotros mismos es poner a todas las armas bajo un mismo mando.

Por ese motivo, yo, Manuel Herranz Martín, asumo esa responsabilidad solicitando a todos ese voto de confianza, que es también un voto de confianza en nuestra humanidad y en toda la Humanidad, pues la unidad de las armas significa ni más ni menos que ya no se pueden usar, gestionar con la fuerza -la acción de una contra otra- y, por tanto, su consecuencia es el alto el fuego, que da lugar a una Asamblea o Congreso Universal de Unidad Humana.

Solicito que me apoyes, difundas esta propuesta, contribuyas a alcanzar ese objetivo y cooperes en su práctica. Y si estás en una zona de conflicto, o te puedes comunicar con la gente de allí o estás dispuesto a viajar allí en una misión, este es el lugar donde organizar nuestra acción, siempre públicamente sometida al escrutinio y al juicio de cada persona.

——————————————————————————————————————————–

First, we must achieve ceasefire by raising the white flag and inviting all the people in the two sides of the conflict to give a chance to peace. Peace is unity, inclusive decision-making, because united we avoid and prevent (mutual) harming purposes and put a definitive end to war, cooperating only for common good.

The current exclusive decision-making system, and along with it the activity of the armed units (states), seeks necessarily and constantly to improve its destruction power and prevent others from improving it by mutually undermining and destroying each other. So that the only way for us humans to stop harming ourselves is to put all arms under a single command.

Therefore, I, Manuel Herranz Martin, am assuming this responsibility and asking everyone for a vote of confidence, which is also a vote of confidence in our humanity and in the whole Humanity, because arms’ unity means, no more and no less, than they cannot longer be used, managed by force -their acting against each other- and, therefore, the consequence of it is ceasefire, to be followed by a Universal Assembly or World Congress on Human Unity

I am hereby asking for your support, for you to spread this proposal, for your contribution to achieve this aim and for your practical cooperation. If you are in a conflict area, or you can communicate with the people there, or you are ready to go there in a mission, here is the place where to openly organize our action, always transparent, always under the scrutiny and judgement of each person.

————————————————————————————————————————————

我们必须通过举白旗来实现停火,并邀请冲突双方的所有人给和平提供机会。和平就是团结和共同制定决策,因为团结起来,我们就可以避免和阻止(互相)伤害的目的,永远终止战争,并仅为共同福利合作。

现有的单独决策制定机制和各武装单位(国家)的活动,都不可避免地不断寻求增强自身的破坏能力和阻止别人进行这一活动,通过互相削弱和破坏对方。因此,对所有人来说,停止伤害我们自己的唯一方法是将所有武器集中在一个单一的控制下。

因此,我,Manuel Herranz Martín, 愿意主动承担这一责任,请大家给我投信任票,这也是为我们的人道主义和全人类投信任票,因为武器的统一正意味着它们将不会再被使用和强制操纵——用于相互对抗,其结果就是停火,并伴随着一场关于人类团结的世界大会的到来。

我在此请求你的支持,请你传播这一提议,为实现这一目标贡献你的力量和实际合作。如果你正处在有冲突的地区,或者你可以与有冲突地区的人们建立联系,或者你准备好了去那些地区完成一项使命,你可以在这里公开组织你的行动,它将始终保持透明,接受公众的审议和评判。

———————————————————————————————————————————-

Мы должны добиться прекращения огня, подняв белый флаг и пригласив всех людей по обе стороны конфликта дать шанс прийти к миру. Мир — это единство, всеобщее принятие решений, потому что вместе мы избегаем и предотвращаем цели (взаимного) вреда и окончательно прекращаем войну, сотрудничая только для общего блага.

Нынешняя монопольная система принятия решений, а вместе с ней и деятельность вооруженных формирований (государств) стремится безусловно и постоянно улучшать свою разрушительную мощь. Стремиться подавить своих конкурентов путем взаимного подрыва и уничтожения друг друга. Так что единственный способ для нас, людей, перестать причинять себе вред, — это поставить все оружие и вооруженные подразделения под одно командование.

Поэтому я, Мануэль Эрранц Мартин, беру на себя эту ответственность и прошу всех выразить вотум доверия, который также является вотумом доверия нашему человечеству и всему Человечеству, поскольку единство вооруженных сил означает не больше и не меньше, чем то, что сила оружия больше не сможет использоваться в действиях друг против друга – что станет манифестом прекращения огня и насилия, за которым последует Всемирная Ассамблея или Конгресс Человеческого Единства.

Я прошу вас поддержать меня, распространить это воззвание, внести свой вклад в достижение этой цели и сотрудничать в ее реализации. Если вы находитесь в зоне конфликта, или вы можете общаться там с людьми, или вы готовы отправиться туда с миссией, здесь то место, где мы можем открыто организовать наши действия, всегда прозрачные, всегда под пристальным вниманием и обсуждением любых предложений и программ для достижения наших целей.

Read more

LA SEÑAL DE PAZ

Los griegos lógicamente atribuían a los dioses la relación de guerra entre los humanos y no a lo que sería una estúpida o absurda voluntad de estos de dañarse a sí mismos, pero también pusieron en boca de Prometeo el anuncio de que un día derrocaríamos a nuestros crueles amos.

Esa profecía es la unidad humana, la toma de decisiones incluyentes que, consecuentemente, previene e impide el daño (mutuo) y determina la sola cooperación para el bien común, mientras que en el pasado de un mundo incógnito y de habitantes desconocidos, la toma de decisiones era necesariamente excluyente y, en consecuencia, el perjuicio, el daño mutuo y la guerra inevitable.

Ahora bien, ¿Cómo lograr la unidad, derrocar a los crueles dioses dueños del cielo, de la palabra? La rebelión ha de comenzar entonces con un signo, el que ves en la imagen, la unión en un círculo de los dedos índice y pulgar, que manifiesta la voluntad de unir y que esa unión lo sea de toda la humanidad.

El actual orden divino es sostenido por EE. UU., el arma vencedora de la última gran contienda o Guerra Fría, pero el arma china se desarrolla ahora tan o más mortífera aún, con más rapidez y a mucho menos coste, y pronto tendrá más capacidad destructiva y, por tanto, de imponer su ley. La primera y terrible conclusión de esto es que cuanto más tarde EEUU en (intentar) destruir manu militari a China menos posibilidades tiene de vencer, una vez que otras vías de impedir ese crecimiento armamentístico han ido fracasando. Y quizás es prudente advertir que es incierto e incluso poco probable que se reproduzca el modelo MAD (mutual assured destruction) de la Guerra Fría, basada en la relación uno a uno, dada la proliferación nuclear actual y otros factores relacionados con la interdependencia generada con la globalización.

EEUU busca asegurarse la disciplina de sus aliados para mantener la hegemonía occidental de los últimos siglos, pero, paradójicamente, el más beneficiado de la globalización facilitada por el orden liberal internacional ha sido China, lo que causa cierto caos ideológico, apreciable en las posturas opuestas de los dos partidos de EEUU. Mientras que los medios ideológicos rusos y chinos promueven el ‘multilateralismo’ tratando que la EU y otros aliados satélites se ‘independicen’ de EEUU, aprovechando además que algunas medidas propuestas por EEUU perjudican sus intereses, véase, como ejemplo, el caso de Corea del Sur y de la alianza de las democracias por los microchips que resultaría en la pérdida de su principal y más prometedor mercado, China, de crucial importancia para la competitividad de cualquier empresa o negocio….

En el imparable desarrollo militar chino ha tenido relevancia la cobertura aportada por el arma derrotada pero no destruida en la Guerra Fría, Rusia, con lo que, a diferencia de lo que le ocurrió en el siglo XIX, ha superado su fatal aislamiento para el enfrentamiento con las armas occidentales. Esta alianza ha sido clave igualmente para el arma rusa, pues su capacidad de destrucción nuclear planetaria incluiría la suya propia, mientras que su cooperación con China le ha permitido emprender una guerra convencional contra Ucrania conteniendo así el avance de las armas occidentales hacia su frontera.

El desarrollo de la actual alianza sino-rusa es una ilustración más de la esencia y manifestación del arma y de que los estados son armas -agresivas y en permanente desarrollo- y luego lo demás. Los dos países comunistas amigos que iban a liberar al mundo del mal, el capitalismo, y transformarlo en un paraíso, la URSS y China, fueron incapaces de cooperar, pese a que la URSS le ofrecía todo a China, menos el interés principal de China/Mao, que era la posesión y desarrollo de armas atómicas que le aportaran ‘más’ independencia. Mientras que la posterior cooperación de China con EEUU, al estar basada en su oposición mutua a la URSS, no generaba ese obstáculo. Y ahora sucede, al contrario, que, de nuevo, los que fueron enemigos, se unen para combatir al enemigo común. Esto es el mundo y esto es lo que nos espera de la relación de las armas y no algún tipo de destino figurativo o ideológico. En las relaciones de las armas o estados, a diferencia de las relaciones entre las personas, el propósito de daño prima sobre el de la cooperación, tal como citábamos en el post pasado a Kant en la Paz Perpetua que caracterizaba a las relaciones entre estados como el mal absoluto. Decía el intelectual franquista Giménez Caballero, entre otros ejemplos semejantes, que el principio básico de las relaciones internacionales es que tu vecino es tu enemigo y, por ello, en principio el vecino de tu vecino es tu amigo. Y ya quiero añadir aquí que es errónea la manida expresión de que no mata el arma sino la persona que la empuña, porque no es una decisión sino una necesidad destruir lo que, de otra manera, te destruye o, igualmente, priva de libertad -de tomar tu propia decisión.

Pese a que la maldad natural del arma (estado) es obvia y pese a toda la evidencia manifiesta en sus múltiples facetas, donde los humanos no somos más que carne de cañón de las armas grandes, cuyo ‘mérito’ no es valentía alguna sino su localización geográfica, los medios de información, servidores de los dioses, nos la ocultan, disfrazan y nos hacen confesar en las expresiones pueriles de buenos y malos (demócratas-autócratas, liberales-iliberales, etc.) o de fieles e infieles y nos hacen asumir nuestra imposibilidad o incapacidad de acabar con la guerra y la destrucción perpetua al tiempo que nuestra condición y necesidad de contribuir a ella.

Un arma es para matar a un otro concreto, como se manifiesta por la punta de la espada, de la bala, del misil, así como por adonde apunta y a quien amenaza. Por ejemplo, los países bálticos cuando formaban parte del bloque soviético apuntaban a Occidente, pero ahora apuntan, diseñan estrategias y contemplan como hacer el mayor daño posible a Rusia, un proceso de cambio que se da igualmente en Ucrania. No hay armas en sí sino armas concretas actuando por el mal y buscando incesantemente como causar más mal, y el objetivo al que ese mal apunta y amenaza lo sabe, y queda así forzado a responder de la misma manera y ambos hacen todo lo posible por reforzarse ad infinitum.

Y aún aceptamos esto como necesario, nos apuntamos a los buenos, rezamos, creemos en ideas, porque no podemos decirnos unos a otros todos que el arma es la causa primera y cierta de la discordia y de la amenaza de destrucción mutua, que precisamente impide cualquier tipo de arreglo en caso de conflicto e impide que podamos cooperar incluso para resolver problemas comunes como puede ser el deterioro del medio ambiente, la lucha contra el cambio climático, etc.

El problema es que todavía seguimos adorando a los dioses, tal como nos exige nuestra integración en un arma o estado y no nos está permitido utilizar el sentido común, por ser este humano; sufre igual de sed o hambre un colombiano que otra persona de otro país, pero los medios colombianos hablarán solo si los colombianos padecen o carecen, ¿no es una contradicción apelar a la humanidad, pero limitada al territorio de un arma? Y hoy, cuando tenemos la opción de plantearnos mutua y universalmente acabar y renunciar todos con el propósito objetivo de daño del arma, que nos queda ante los ojos de la cara, es necesario replantearnos nuestra relación como humanos y unirnos para poder proceder conjuntamente con el desmantelamiento de las unidades armadas o sistemas de sumisión jerárquica, lo que nos hará a todos dignos e iguales, y para ello proponemos a todos los humanos una Asamblea universal abierta y transparente fundante de esa Unidad o toma de decisiones incluyente.

Pero lo primero y más importante es comprender que esa unidad y esa Asamblea ha de resultar de la voluntad de las personas como tales en términos de igualdad, según corresponde a su misma capacidad de juicio, con la que precisamente se juzga y comprende el propósito objetivo malvado del arma, por la que tanto vale tu voluntad como la del rey o el presidente. Y liberados ya así primero del predominio del arma, de la unidad armada a la que pertenecemos, podemos proceder, porque si dejamos en manos de los que nos mandan esta cuestión, les ponemos en contradicción, pues ellos, según su tarea previa dada, están ahí para servir al arma, ya que la forma del arma entre los humanos es la jerarquía propia de la unidad armada, lo que no quiere decir que esas personas no tengan esa misma capacidad de juicio para contribuir como las otras o más desde las posiciones que ejercen, pero en la convocatoria a la unidad nuestros representantes estatales no son nuestros representantes, ni nosotros somos diferentes a las personas de las otras unidades armadas.

Desgraciadamente, los medios de comunicación o información son dependientes de los estados y, por tanto, dar a conocer la alternativa a la guerra es todavía difícil, pero no tan difícil como para no poder darla a conocer. Se trata de difundir la propuesta de unidad humana cuyo alcance es toda la Humanidad, lo que nos permitirá precisamente practicar la humanidad, que es tanto un sentimiento de empatía que remite a todos los seres humanos e incluso a los animales, el hecho de que no debemos y no queremos que otro, cualquiera que sea, sufra, pues podemos ponernos en su lugar y no desearle lo que no quisiéramos para nosotros mismos y desearle lo que quisiéramos para nosotros mismos, y ese sentimiento y conocimiento se sobrepone con naturalidad a cualquier otro y es real como lo vemos en el sufrimiento de la gente de Ucrania, Rusia, Yemen, Palestina, muchas partes de África…..viendo morir asesinada a su juventud, pero tenemos además que saber que es responsabilidad de todos, mía y tuya, y también que es responsabilidad de los que tenemos noticia de que la alternativa es la unidad humana salvarles ya.

Por ello, proponemos como símbolo de la unidad humana, de la paz humana, de la reconciliación y de la comunicación entre iguales el signo con la mano que ves en la imagen, un círculo formado por los dedos índice y pulgar, cuyo contacto manifiesta la voluntad de unir, así como el circulo representa la unión de toda la Humanidad. De modo que nos sirva o ayude a hacer la paz, especialmente entre los que no hablamos el mismo idioma o para hacer frente a los dioses que nos colocan uno encima de otro y uno frente a otro para que luchemos y nos matemos sin alternativa y quizás nos han dispuesto ya para la aniquilación final, ante la que este signo puede ser nuestra defensa.

Read more

SABBAT Y HOLOCAUSTO

Me he acordado de Kant en estos días de bloqueo a su patria Kaliningrado o Konigsberg, así como por las reuniones de las potencias más letales, NATO, G7, BRICS….pues, en el Apéndice I de la Paz Perpetua de Kant, titulado: Sobre el desacuerdo que hay entre la moral y la política con respecto a la paz perpetua, dice:

“si una parte del mundo (Oriente u Occidente, China o EEUU) se siente más poderosa que otra, aunque ésta no le sea enemiga ni oponga obstáculo alguno a su vida, la primera no dejará de robustecer su poderío a costa de la segunda, dominándola o expoliándola.” “(Los políticos) los principios que ponen en práctica -aunque sin manifestarlo- dicen poco más o menos lo que las siguientes máximas sofísticas: Fac et excusa (haz y justificate/excúsate). Aprovecha la ocasión favorable para apoderarte violentamente… Si fecisti, nega (si hiciste -el mal- niégalo), Divide e impera. A nadie, en verdad, engañan estas máximas, tan universalmente conocidas, ya que todos están de acuerdo acerca del honor político a que aspiran, a saber: el engrandecimiento del poder por cualquier medio que sea. (15). Y esta nota 15 a pie de página dice: Podría ponerse en duda que exista cierta maldad radical, ingénita en la naturaleza de los hombres…pero en las relaciones extremas entre los Estados aparece bien patente e incontestable esa maldad fundamental.

Todo esto está bien claro si se comprende la realidad de que los estados son armas, es decir; la forma del arma entre los humanos, la unidad armada, porque si vemos la realidad también sabremos como tratar con ella. Y Kant precisamente lo ve:

En el capítulo siguiente, el Apéndice II, titulado: De la armonía entre la política y la moral, según el concepto trascendental del derecho público: “Esta astuta conducta de una política tenebrosa quedaría completamente anulada por la publicidad de sus máximas si se atreviera al mismo tiempo a permitir que el filósofo diera también las suyas a la publicidad. En tal sentido, me atrevo a proponer otro principio trascendental afirmativo del derecho público. Su fórmula sería la siguiente: «Todas las máximas que necesiten la publicidad para conseguir lo que se proponen concuerdan a la vez con el derecho y la política reunidos.»

Y solo hay una propuesta posible «que necesite la publicidad para conseguir lo que se propone», que es el desarme, esto es la unidad humana, pues un desarme unilateral no es desarme sino rendición, incorporación o servicio a otra arma. Los que hacen oposición a las reuniones del G7 o la OTAN hacen política también -de oposición, pues en política todo vale, ya que proponen el desarme sin proponer la unidad humana, lo que es absurdo.

Ya lo decía Kant arriba: “si una parte del mundo (Oriente u Occidente, China o EEUU) se siente más poderosa que otra, aunque ésta no le sea enemiga ni oponga obstáculo alguno a su vida, la primera no dejará de robustecer su poderío a costa de la segunda, dominándola o expoliándola.”

Read more

BANDERA BLANCA, ALTO EL FUEGO, PROPUESTA DE PAZ, CONGRESO DE UNIDAD HUMANA

ALTO EL FUEGO

No fomentemos ni dejemos que se mate y se haga sufrir a tanta gente cuando tenemos el modo de poner fin al genocidio y la brutal destrucción, te ruego leas y me des tu apoyo público para dirigirme a Ucrania, a Rusia a la OTAN y todos los estados con la siguiente propuesta:

El problema humano es el arma,

Pues, mientras todas las cosas, objetos, actividades…, son para servirnos, facilitarnos la vida, el arma sola es para matar y quien posee el arma más potente impone mediante amenaza su voluntad a los demás (caso actual de EEUU y su coalición, la OTAN) y la guerra misma tiene ese propósito; su actividad es la destrucción de las armas del otro para tenerlo a merced (Rusia ataca a Ucrania para que no tenga voluntad de unirse a la OTAN). El arma estaba presente en la naturaleza anterior al ser humano y este se ha adaptado a su existencia lo mejor que ha podido dedicándole el mayor esfuerzo y trabajo a su producción en todo tiempo y lugar, transformándose en su servidor y esclavo, pues el fin principal y último de todo lo que hacemos es procurar desarrollarla.

A diferencia del resto de las cosas que pueden ser compartidas, intercambiadas y beneficiar a todos, el arma, al tener por objeto matar, no se puede compartir ni intercambiar y es necesariamente privada por un individuo, por ello, la forma del arma entre los humanos es la unidad armada; un gran número de personas y armas organizadas jerárquicamente bajo un mando único con gran cantidad de recursos humanos y materiales explotados por el estado al servicio de esa arma, y su mando en la coalición.

Pese a que esto es claramente así, dado que el sentido del fin real y último de todo nuestro emprendimiento es destruir e impedir el desarrollo del (arma del) otro (por ejemplo ahora de China) y aumentar la potencia mortífera de nuestra arma (en nuestro caso la OTAN) los humanos no podemos revelar nuestros propósitos reales y concretos que es ser lo más dañinos posible, pues, de declararlos, nos auto-perjudicaríamos, de modo que el mundo se expone de un modo parcial y figurativo que oculta el arma e inhabilita el sentido común humano que nos sirve y da a entender a todos por igual las cosas según su servicio y uso, así como la ‘ley natural’ que es tratarnos unos a otros como quisiéramos ser tratados.

Para la paz, la unidad humana

Proponemos la unidad humana, la toma de decisiones incluyente, pues la unidad no solo habilita el sentido común -mientras que las figuraciones no son una referencia sin una instrucción e iniciación previa promovida por el estado- sino que su consecuencia es hacer al arma redundante, innecesaria y el desarme conveniente; un arma es para destruir otra, de modo que es por sí misma y no por causa alguna.

El desarme requiere la unidad humana, ya que ha de ser acordado, conjunto, recíproco, pues un desarme unilateral -como hubiera podido serlo solo en el pasado- no sería desarme sino rendición, servicio a otra arma. Esa condición de universalidad del desarme -que se da ya en nuestro tiempo, aunque ciertamente los medios de comunicación pertenecen y trabajan para la unidad armada y la sirven y esa es nuestra dificultad todavía- nos proporciona seguridad y garantía de que el desarme no perjudica a nadie y de que beneficia a todos, nos libera a todos para cooperar por el bien común que es nuestra obvia conveniencia. Por eso, exigimos el alto el fuego inmediato y convocamos un Congreso abierto y transparente de Unidad Humana y Desarme donde ya se practique la transparencia y la publicidad de la toma incluyente de decisiones en el que además se fije como sistema para el futuro.

Y tras el desarme que requiere la participación de todos, las decisiones pueden ser tomadas por aquellos a los que concierne cada asunto en cuestión, pero siempre son públicas, de modo que se previene el propósito de daño que es contradictorio con su publicidad, ya que las decisiones quedan así sujetas al escrutinio y juicio de cualquiera y, consecuentemente, al acuerdo de todos. Y más, con el tiempo unidos, ni siquiera necesitaremos tal publicidad, pues de modo lógico y natural nos alentaremos y motivaremos mutuamente hacia la equidad.

Pongamos fin al auto-engaño para ocultar el arma, que hasta ahora era necesario para matarnos unos a otros, expongamos y denunciemos al arma, declaremos en beneficio de todos la paz humana -¿cómo podríamos hacerlo como representantes y sirvientes del arma?. Si lo ves así, dame tu apoyo y ayúdame a conseguir el de otros, de modo que logremos la paz ya cuanto antes, por una vez y para siempre.

Gracias

Read more

Las armas y Uvalde

El caso de las masacres y los asesinatos en EEUU nos sirve para hacer una reflexión sobre las armas y por qué este país proporciona a los niños fusiles ametralladores.

La ideología de EEUU promueve la creencia de que el arma está para garantizar la propiedad privada, que es una suerte de violencia natural humana insuperable y las armas tienen un uso derivado/legítimo, que es su defensa.

La propiedad privada es, en efecto, una violencia pues sobre lo privado solo el propietario tiene poder de decisión y el resto del mundo no puede hacer uso de tal recurso. Así es como vivimos en el mundo y no parece que haya otra manera.

Incluso el comunismo asume este principio y propone que el estado sea el propietario (no advierte que ya lo es, y que dedica igualmente todos sus recursos a potenciar su arma, ya fuera la Unión Soviética, China, Cuba, Corea del Norte) y gestor de todo como alternativa para acabar con la desigualdad que la propiedad privada genera y con su consecuencia, la violencia.

La representación del arma como defensora de la propiedad es ideológica, no es real, tal como decimos por activa y por pasiva en muchos posts aquí. El arma es causa NECESARIA de la propiedad privada (y por tanto, anterior a ella), pues sin armas ¿Cómo podríamos decidir y decir que esto es mío y nadie más que yo lo puede tocar?, como dirían los colonos a los indios, por eso los liberales que escribían por entonces sobre esto tenían que justificar el expolio señalando que los colonos aprovechaban económicamente mejor los recursos y de ahí surgía su derecho….

Pero, aún más importante y definitivo es que el arma es la razón SUFICIENTE de la propiedad privada, pues el arma -a diferencia del resto de las cosas que son para servirnos es para dañarnos y, en consecuencia, no puede ser compartida, ni puede ser pública o común, EL ARMA ES NECESARIAMENTE PRIVADA y todo lo demás lo es como consecuencia de subordinarse a ella. Por eso era el mismo estado el que empujaba a los colonos a tomar territorio a los indios (igualmente organizados jerárquicamente como unidades armadas), pero el arma real de los colonos era el estado o unidad armada a la que estaban inevitablemente vinculados, el estado era y es el que otorga, cede o garantiza realmente la propiedad porque es suya, pues es para su propia posesión, ganancia, recaudación, etc. (el propietario luego la usa del modo que aumente más su dinero, que igualmente imprime el estado, y al que le interesa más de todo exportar).

El arma, cuya manifestación entre los humanos es la unidad armada, donde toda arma no integrada es ilegal o enemiga y debe ser destruida -por lo que el arma de los individuos en estados unidos es necesariamente legal (eso sí, individualmente, ya que no es permitida como unidad armada independiente de la estatal), estaba ahí en la naturaleza antes de la aparición del ser humano y este se ha adaptado lo mejor que ha podido a ella, sin embargo, el arma no tiene causa o motivo alguno, pues su propósito es destruir -otra arma, por lo que el arma es, en definitiva, por si misma. Por eso, tenemos que unirnos, usar el sentido común, también con los recursos que hace la propiedad privada irrelevante, para hacerla redundante y eliminarla.

Esa figuración de la propiedad como el origen de la contradicción humana que se confiesa, cree, afirma y defiende para ocultar la verdad del arma al sentido común, está detrás de la GRAN MENTIRA Y ENGAÑO A LOS OJOS que aboca ese país al homicidio civil, en el que ha de confesarse que el arma tiene carácter defensivo, cuando, por el contrario, el arma, su misma existencia, es incesante en su agresión….

Ojala nos ayude al menos para que la verdad se exponga al fin, pues la verdad es la paz. Quien tenga ojos que vea y quien tenga oídos que oiga.

Read more

La guerra y la palabra, El Quijote

Salen ahora a relucir en algunos medios, no ya entre los rusos o sus afines sino incluso entre personas contrarias a la OTAN en el lado occidental, los documentos, conversaciones y datos que testifican la promesa de EE. UU. de no avanzar con la expansión de la OTAN hacia el Este cuando se disolvieron la Unión Soviética y el pacto de Varsovia. Sin embargo, ¿Acaso no decía igualmente Rusia que no iba a invadir Ucrania un día antes de hacerlo?

Nadie le reprocha a Rusia que nos engañase, pues entendemos e inevitablemente empatizamos con su mentira, ya que de revelar sus agresivas intenciones se hubiera perjudicado a sí misma. En lo que respecta a la OTAN no está tan claro, pues no se trataba de una agresión directa sino la integración de los países de Europa del Este en el bloque militar liderado por EE. UU. donde Rusia, por cierto, también propuso integrarse, pues por un tiempo asumió el discurso de los países occidentales de que la incorporación en la OTAN lo era en el sistema de libertades de Occidente o mundo libre. Pero Rusia fue rechazada, quizás EE. UU. no se vio con capacidad de absorberla en la organización, ya que Rusia contaba con capacidades militares y políticas capaces de garantizar su independencia o no someterse de pies y manos como el resto de los países y/o le interesaba más como enemigo, ya que de otro modo la OTAN hubiera perdido su razón de ser como le sucedió, por poner un ejemplo, al Imperio Romano Germánico con la decadencia del Imperio Otomano.

Cristianismo, Islam, Socialismo, Democracia… son ideologías o figuraciones que se “confiesan, juran, afirman, defienden…” mediante un acto de fe, creyendo en lo ‘invisible’, tal como exigía don Quijote de la belleza de Dulcinea del Toboso, pero que sirven para agrupar a la gente y articularla. Son figuraciones a las que nos referimos según un aprendizaje/iniciación en ellas y en su nomenclatura y, por tanto, son contingentes y no realidades independientes de modo que, por ejemplo, todos en Corea del Norte son comunistas y todos en Corea del Sur demócratas liberales, los niños de las zonas ocupadas por Rusia en Ucrania ya aprenden ahora en la escuela a ser rusos, los pueblos originarios americanos se convirtieron al cristianismo y aprendieron español una vez conquistados y así sucesivamente.

Todos los que habían leído libros de caballerías podían entender el discurso de don Quijote y conversar con él, pero mientras unos, los que se sienten seguros, le siguen la corriente por entretenimiento o burla, otros lo hacen porque se sienten amenazados por sus armas y eso es básicamente lo que sucede con esas figuraciones inducidas y sostenidas por la presión y la fuerza del estado, pues le va en mucho la ‘vida’ el estar cohesionado, articulado y alineado con sus aliados en estas jergas en las que es preciso significarse y no desarticulado o desmoralizado por las fake news difundidas por intereses extranjeros, enemigos. Y cada persona pasa por caja significando su sumisión confesando, jurando, afirmando y defendiendo esas figuraciones.

Y así la guerra se expone como la carga contra los molinos de viento, la lucha de valores o ideales opuestos, hoy día principalmente en torno al carácter (cuasi sagrado) de la gestión económico-política del estado, mientras la masacre, a la par de la lucha dialéctica, no cesa. Por otro lado, en el ámbito doméstico se apela a la ‘verdadera’ justicia o derechos humanos, a la ‘verdadera’ democracia, al ‘verdadero’ socialismo, a la ‘verdadera’ religión y esos pensamientos idealistas acaban poniendo en la corrupción del ser humano la causa de su miseria, cuando los pobres humanos vivimos esclavizados, explotados, perseguidos, amedrentados y aterrorizados por la amenaza (mutua) de las armas y forzados a matar y a morir.

A diferencia de las figuraciones sobre el otro ‘mundo’ de las ideas, que han de confesarse ciegamente, la manera humana, directa y no figurativa de conocer en el mundo real es ponernos en lugar del otro, de modo que si a uno le retuercen el brazo, podemos afirmar, jurar y defender de buen grado y sin que se nos apremie con fuerza alguna que le duele, y así sucesivamente; por ese motivo las culturas humanas separadas en el espacio y en el tiempo han coincidido en identificar de una manera u otras las llamadas Reglas de Plata, “no hagas al otro lo que no quisieras que te hicieran a ti” o, la Regla de Oro, “trata al otro como quisieras ser tratado”.

Y esa misma capacidad de entendimiento nos lleva a entender también el mundo, los objetos o las cosas, por su uso o relación con el cuerpo. Entendemos que es un bolígrafo una vez que entendemos para que sirve, como se usa, de la misma manera que si vemos una mesa patas arriba experimentamos físicamente que está mal puesta por su relación inmediata con nuestro cuerpo y por el sentimiento o percepción virtual del uso o servicio que nos presta y no mediante un silogismo o un movimiento dialéctico.

Ese entendimiento basado en su fin implica también el conocimiento de lo qué es una mejora, como aquello que facilita alcanzar mejor ese objetivo, así como cuándo algo debe emplearse, quien debe emplearlo, a quien debe servir, etc. No hay problema alguno entre nosotros los humanos para vivir en paz, concordia y armonía, pues compartimos ese sentido común y podemos regirnos por él.

Nos sucede, sin embargo, que entre esos objetos hay uno, presente ya en la naturaleza antes que apareciese el ser humano y al que este hubo de adaptarse, el arma, que tiene por objeto dañar y matar, algo que se identifica fácilmente viendo la punta de la espada, de la lanza, de la flecha, de la bala o en el propósito de explosionar de las bombas, misiles, obuses, etc. Y aquí surge el problema, pues siendo su objetivo dañar y matar no puede exponerse y esa es la causa de la división, malentendimiento y discordia humana y la causa de la figuración en lugar de la simple verdad. Ahora, si pensamos en qué es su mejora vemos que es el fin general del genero humano en todo tiempo y lugar, aumentar su capacidad destructiva, y ¿Cuándo debe emplearse?, se emplea constantemente en la forma de la amenaza que, ya hemos visto, hace confesar y que se haga lo que ella requiere o manda, que a la postre es integrarse en ella y asumir su propósito de daño frente a otras armas -algo a lo que nos vemos forzados sin que medie (mala) voluntad humana alguna, y se emplea también para destruir las armas enemigas cuando hay guerra, pues, como dice Clausewitz, independientemente del fin concreto que pueda tener cualquier guerra, su actividad es solo una; desarmar al enemigo, que es ponerlo a merced para lo que haga falta, ¿Quién debe emplear el arma? El que más pueda, pues ya vemos que el resultado de poseerla es asumir decisiones (básicamente cuando destruir) y no poseerla es estar a merced y a la orden del que la posee, o las posee en mayor número o más potentes.

Esta ha sido nuestra existencia, nuestra historia, la de las unidades armadas y sus guerras asentando ‘derecho’. Algo inevitable e ineludible en un mundo ignoto y de habitantes desconocidos, cuyas decisiones eran unilaterales, excluyentes y, al mismo tiempo y consecuentemente, organizados sin excepción ni alternativa como unidades armadas, en la actualidad estados, pero hoy día podemos proponernos ya la paz, la unidad humana, apelando a ese sentido común, mientras que renunciar a él es seguir ocultando las armas y manejarse con figuraciones como hasta ahora.

El arma y la paz son incompatibles, pues nadie puede aceptar quedar bajo amenaza de muerte que es la percepción inmediata que la existencia del arma genera, y, sin embargo, nadie pone a las armas en entredicho, al contrario, ahí tenemos el caso de la ONU diseñada para preservarlas. Sucede que esa amenaza no exige, como a veces se pretende, portarse bien, sino ‘portarse’ mal, dañar, matar al enemigo y así también exponerse a ser dañado, matado por él. Si no queremos ver, encarar esto, peor, porque el resultado probablemente será la extinción. Como dice Cervantes en el discurso de las Armas y las Letras “sin paz -que es lo mesmo las armas que la guerra- no puede haber bien alguno”, pues, en efecto, el arma nos pone a merced de la ola de la guerra que no nos permite ocuparnos ni siquiera de asuntos de interés común, como, por ejemplo, acabar con la miseria que lleva a la desesperación, con la contaminación del medio ambiente, ni paliar el posible desastre climático, pues nuestra urgencia y prioridad es siempre perjudicar al otro y lo demás es subordinado y sin control.

Si la paz, la unidad -algo que vemos en que los pensadores de la paz son siempre cosmopolitas- propiamente la toma de decisiones incluyente, era inviable en el pasado en el que seres humanos vivían incomunicados, un siglo casi después de la primera vuelta al mundo Cervantes nos muestra ya la “la bandera blanca de paz”, tanto en la Primera Parte, precisamente con ocasión del encuentro de los dos representantes  de las dos fes irreconciliables y en guerra constante de la mora y el cristiano cautivo y nos la vuelve a mostrar igualmente en la Segunda Parte, escrita 10 años después, una vez que los leones son encerrados en el carro de las banderas, momento en el que eleva don Quijote el paño blanco sobre estas para llamar a los que aterrados huían.

La bandera humana pone en suspenso las de colores de las unidades armadas, pues el significado inmediato y directo de la bandera blanca es estrictamente el cese de la actividad del arma, pero en el pasado el uso de la bandera blanca solo podía ser temporal, efímero, pues no había posibilidad de unidad, de toma de decisiones incluyente y, por lo tanto, equivalía a prácticamente a rendición en el reino absoluto del arma, pero hoy día queremos elevarla para mantenerla ya en lo más alto para siempre, y más que, más allá de ser su dificultad, contamos con la seguridad o garantía de que la paz, unidad o desarme solo puede ser universal, ya que las armas son solo unas por las otras, y así el arma es por sí misma y no por motivo alguno, mientras que el desarme unilateral o parcial no resulta en el desarme, pues significa solo pasar a servir -con todas las fuerzas o más que antes- a otra arma.

La bandera blanca es además el medio real que disponemos ya ahora para detener la masacre de Ucrania, de Yemen, de Siria…. y la alternativa a la extinción, y si no la utilizamos es porque no vemos que tenga todavía esa necesaria proyección universal, pero, en cualquier caso, Cervantes nos manifiesta que en ese mundo de guerra absoluta la existencia real y por todos conocida de la bandera blanca es la manifestación también real de la diferencia entre las armas y el ser humano, y de que, por tanto, la paz es posible y ya en nuestros días a nuestro alcance.

 

Read more

Guerra e información

Las poquísimas personas que tienen acceso a los medios de comunicación de otros países o la suerte de viajar, algo que la pandemia desgraciadamente ha limitado mucho, viven en sus carnes el famoso dicho de que la verdad es la primera víctima de la guerra, o más bien que reduce aún mucho más nuestro horizonte según el efecto de las anteojeras o gríngolas que se les pone a los caballos para que solo puedan ver muy limitadamente de frente. Pues, en efecto, la inmensa mayoría ignora alguno o muchos de los hechos más relevantes y de los argumentos alternativos en torno al conflicto.

Particularmente llamativo en esta guerra respecto al reciente pasado, en el que se acusaba de autoritarios a los regímenes en inferioridad tecnológica y desventaja financiera que se veían en necesidad de bloquear la difusión de información de los medios hegemónicos al servicio de los países dominantes que, por otro lado, de este modo reivindicaban su superioridad, es el hecho de que por primera vez, es Occidente quién bloquea la difusión de los medios rusos como RT o Sputnik (o se hackea el Globaltimes de China).

Esta es precisamente la experiencia que dio lugar al cosmopolitismo y a la filosofía misma, que van de la mano, tanto de los chinos como de los griegos, pues ambos pueblos coincidieron en compartir el mismo idioma y cultura mientras que estaban divididos en polis o estados que no podían cesar de luchar entre sí y regulaban la información como ahora. Por eso, el cosmopolitismo, la unidad humana o toma de decisiones incluyente, no solo resulta en evitar el daño, que así sería la incongruencia de hacérselo uno a si mismo, sino que su forma no es otra cosa, como dice Kant, que la publicidad, o universalidad, de la toma de decisiones, que es contradictoria con el propósito de daño.

El problema del cosmopolitismo antiguo era su inviabilidad en un mundo ignoto y cuyos habitantes eran desconocidos y, por tanto, incapaces de comunicarse y actuar conjunta o simultáneamente, pero en ciertas épocas del pasado, sin embargo, publicaban las personas, algunos sabios que habían alcanzado la capacidad de leer y escribir y con ello una opinión propia, mientras hoy día la información está mediada por el estado, tal como comenzó ya a serlo con el Confucianismo en China y con Platón en Occidente, al que la polis le financió la primera institución académica creada para hacer frente al shock causado por Sócrates, y aún más extremo fue el intento de control de la información totalitario de las religiones monoteístas, hasta la exacerbación de la institucionalización de la información en nuestros días del estado nación.

¿Nos queda alguna fuerza a los que entendemos el problema humano? Tan solo la de la palabra, que es prácticamente ninguna porque, a la postre no se le atribuye ya ningún valor o veracidad, pero, tu lector, si lees y entiendes esta argumentación puedes referirte a www.human-unity.org donde puedes ver, compartir y contribuir al borrador de la Constitución Humana Universal como referencia para un mundo humano, pues, por otra parte, la globalización nos puesto ya aquí y si la guerra nos lleva a una nueva guerra fría, a la incomunicación entre los estados que no se someten o confiesan al mismo hegemón, también nos hace más y más evidente y necesaria la reivindicación del cosmopolitismo.

Y no hay que darle más vueltas, ni que el estado convoque elecciones, pues no solo es odioso sino contradictorio e imposible que alguien se niegue a si mismo la capacidad de decidir y prefiera ser ignorante y engañado, que, por supuesto, no es renunciar a decidir sino la manifestación de su sumisión al arma, que no a los políticos quienes son también personas y hacen lo que pueden según la información que ellos mismos tienen.

Read more

Entrevista en Onda Cero Coslada

Comparto entrevista en Onda Cero. Creo que ya hay alternativa a la guerra y por ello me permito hablar como persona, no como contendiente. HUM es un espacio para las personas.

El arma no es neutral, el arma amenaza y priva de libertad, algo que nunca podrá ser aceptado por el que la sufre. Y peor para nosotros si no queremos entenderlo, y entender el mundo (el estado de guerra en el que vivimos), en lugar de vivir en la desorientación/fantasía.

Y esto lo ha visto muchísima gente en el pasado, por ejemplo el Moísmo en China, o los cínicos y los estoicos en Occidente, pero entraban en contradicción enseguida, pues su realidad era insostenible si negaban el estado o arma que defendía o garantizaba sus propiedades, pero actualmente ya no es así pues, con la unión, el garante de los derechos pasa a ser la Humanidad, que no es violenta, usa el sentido común.

Unidad humana = desarme, seguridad (fin de la guerra)

Read more

Si no estás a favor del genocidio, lee este mensaje

Hoy día tenemos ya alternativa a la guerra, la paz, la cooperación y la concordia son posibles; se trata de la unidad humana. Del mismo modo que la causa de la guerra es la toma de decisiones excluyentes, algo que en el pasado de ignorancia mutua era inevitable y nos ha llevado hasta esta situación de división en estados (unidades armadas) y de casi aniquilación mutua, hoy día lo podemos superar y establecer la unidad por el simple hecho de que estamos ya casi todos conectados y la propuesta de unidad y lo que implica no es difícil de entender para nadie, por lo que, para lograr ya la paz y la concordia, lo único que nos falta es proponernos la unidad unos a otros, compartiendo este mensaje si te parece complejo exponerla.

Unirnos significa tomar las decisiones inclusivamente, esto es; teniendo en cuenta a toda la humanidad; la condición, posición y opinión de todos y cada uno de los humanos y esto se hace publicando el proceso de toma de decisiones de modo abierto y transparente con lo que cualquiera puede presentar nuevos criterios, objeciones o consideraciones a la misma. La publicidad del proceso de toma de decisión equivale o es su universalidad, pero en la toma de decisiones rige el principio de subsidiariedad, esto es; cada asunto debe ser resuelto por aquellos más próximos al objeto del problema, aquellos afectados por la decisión son los que participan en ese proceso. La toma de decisiones está basada en el sentido común y la igualdad de cada ser humano según sus necesidades, temores y deseos, por lo que las decisiones no están basadas en la jerarquía o mando de unos sobre otros que es propio de los estados y de la política actual propia del estado de guerra en el que nos encontramos, sino en el conocimiento del asunto que se trata.

Y el asunto más inmediato y que más nos concierne a todos por igual es poner fin al desarrollo o producción de armas, cuyo objeto es matar y dañar a otro, y que de hecho privan de libertad o voluntad, por lo que no tienen cabida en un mundo unido pues nadie puede aceptar no poder decidir por sí mismo (algo que ni siquiera sería posible aceptar ya que el arma nos niega hasta esa posibilidad), ni estará de acuerdo en ser objeto de su (posible) uso homicida. Por consiguiente, es asunto prioritario también para los humanos el desarme por acuerdo y de conjunto, que es precisamente lo mismo que la unificación.

Y aún antes del desarme procede una primera decisión incluyente que es el alto el fuego inmediato en las zonas actuales de conflicto, allí donde las armas se están usando. Según esta propuesta de unidad humana es conocida, aceptada y apoyada, la consecuencia lógica y también prueba de la eficacia de esa unión que nos da a todos libertad y sin la que ninguno es libre, es que; por tanto nos sentimos humanos y nos asociamos a todos los humanos, somos ya parte también de ambos bandos en lucha armada y, en consecuencia, ese conflicto es también nuestro y la destrucción mutua de los combatientes es nuestro propio daño y esto nos mueve y también da potestad para intervenir legítimamente exigiendo el alto el fuego para proceder con la unidad humana, el desarme, que es lo opuesto y alternativa definitiva a la guerra.

Read more

GUERRA NO, HUMANIDAD

Estimados Biden, Putin y todos vosotros:

La unidad humana es el modo de eliminar definitivamente la guerra, pues la toma inclusiva de decisiones excluye el propósito de daño (mutuo) y solo promueve y busca el bien común.

Mientras que la toma de decisiones parcial o unilateral lleva necesariamente al contencioso, pues lógicamente cada uno piensa y decide según sus intereses particulares sin considerar los de los otros, lo que aboca al enfrentamiento por los recursos y a la imposibilidad de entendimiento.

Y aún si ese interés particular (civil, dependiente del estado) simplemente fuera económico quizás no sería suficiente para dar lugar a la guerra, o destrucción mutua, pues es seguramente peor que cualquier posible impotencia para la obtención de ciertos recursos.

Lo que sucede es, como vemos en Ucrania ahora, que está en juego el control de la posición estratégica y de las fuerzas o recursos de destrucción ucranianas, sus fuerzas armadas, pues su alternativa es tenerlas enfrente, en el bando contrario, y esto ya si es causa suficiente como para la guerra, tanto para un lado, la OTAN, como para otro, Rusia.

La existencia del arma en la naturaleza anterior al ser humano nos ha hecho ENEMIGOS DE LA HUMANIDAD, sin embargo, hoy día que el mundo está a nuestro alcance quien apela a la UNIDAD HUMANA -la redundancia y eliminación del arma que se manifiesta en unidades armadas- es AMIGO DE LA HUMANIDAD y este busca además que los demás también lo sean. De modo que ser enemigo de la humanidad ya es ahora voluntario.

Quizás pienses que puesto que los estados no pueden asumir esa iniciativa y la gente está a lo suyo y metida en su caja de zapatos estatal la unidad es una aspiración imposible, al menos por ahora bla, bla, bla. Sin embargo, una ‘masa crítica’ o un evento suficiente como para hacer que la propuesta de la unidad humana sea pública, pública es ya global, hace ineludible la respuesta y la unidad no puede ser rechazada, pues la voluntad de daño, las armas, necesarias para la toma de decisiones unilateral, no tienen ya justificación en la voluntad de daño del otro, sus armas -pues, en efecto, nuestra realidad es un producto de la historia y del desconocimiento mutuo, pero no puede ser de la inteligencia o voluntad del ser humano.

Y ¿Qué es precisamente la toma de decisiones inclusiva? Mucho más sencillo de lo que imaginas; es la que hace públicos tanto su motivo o causa como su propósito o fin. Como este mensaje. Y los que se pueden derivar de él.

Read more