Blog

FELIZ NUEVO AÑO

¡Muy Felices Fiestas!

Celebramos lo mejor del año (en) la Nochevieja, pero no es ese su mérito sino que lo hacemos todos juntos, así es que ¡esta es la fecha!

La vida no se compra.

Buscar trabajo para vivir, es decir; para satisfacer necesidades básicas como comer, vestirse y tener un alojamiento, se define falsamente en términos de relaciones económicas -tanto la derecha como la izquierda lo hacen, cuando realmente es una cuestión de seguridad, concretamente la regulación de nuestras vidas (físicas, materiales), la forma de control y sometimiento de las personas a la cadena de mando.

La toma de decisiones inclusiva o unidad humana quiere decir, por ejemplo, respecto a la gestión de la comida que la compartimos pero no necesariamente que siempre dispongamos de ella en abundancia, pues una catástrofe podría causar carestía. De lo que se trata es que la gestión de la carestía sea común, una cuestión de seguridad humana, que nos plantea el uso de criterios inclusivos y sin discriminación, en función de los cuales se afrontaría la carencia.

Ciertamente, al no existir garantía de abundancia y al no disponer ahora sin más un criterio predeterminado de reparto, el Fatalismo podría tener dónde agarrarse. Podemos pensar que si nos aseguramos la comida, la ropa y el alojamiento acabaremos en que nadie trabaje y, en poco, no haya ni para comer. De modo que, ante la incertidumbre acentuada con el riesgo del cambio, no nos determinamos a proceder.

 

Pero en cuanto a la seguridad compartida tenemos certeza absoluta y el Fatalismo se desvanece con claridad porque es obvio que no debemos gastar nuestras energías en ir unos contra otros, tal como hacemos ahora. Si las armas, más exigentes que el hambre, no se utilizan, malo; es un desperdicio, y si se utilizan, aún peor.

La unidad humana es, más allá de compartir lo necesario para vivir, principalmente eliminar los impedimentos de nuestro desarrollo, uno conjunto y dedicado al beneficio y no al daño. Lo que sucede es que lo que refiere a la necesidad de satisfacer ciertas necesidades para seguir viviendo el instinto nos basta y todos lo entendemos con registrarnos el estómago, pero en lo que refiere a eliminar esos impedimentos, las armas, requerimos de la comunicación, que no refiere a usar la misma lengua sino la inteligencia.

Las personas somos ciertamente entidades individuales, pero nuestras actividades son necesariamente comunes; toman sentido en y de nuestras relaciones.

 

La alternativa al genocidio es la unidad humana y la queremos y proponemos implementar lo antes posible en un Congreso abierto y transparente en este nuevo año. Lo ves si reflexionas sobre tus alternativas: o la unidad humana o, si no, la destrucción de una u otra arma o parte; aquí no te queda otra. Aún no ha acabado el conflicto de Siria y ya se acumulan ominosamente fuerzas de diversos países en Libia para fijar la cabeza de su cadena de mando.

La prensa, los medios aceptan y propagan el fatalismo de la particularidad porque así lo requería la sumisión incondicional del pasado en un mundo incógnito, pero hoy tenemos que buscar amigos de la humanidad para hablarles de la universalidad o inclusividad, de modo que esos políticos, esos medios también manejen la alternativa al genocidio y, a su vez, transmitan la buena noticia a sus homólogos líderes y a todas las personas hasta el confín del mundo: el derecho humano a compartir la seguridad.

¡Feliz Año Nuevo!

Read more

Sobre la libertad económica

Primero informaros que hemos recibido un amable email del Sr. David Llistar, Director de Justícia Global i Cooperació Internacional, del Ayto de Barcelona, como sigue:

“Gracias por su propuesta (‘sobre la posibilidad de colaborar en la celebración del Congreso Universal abierto y transparente de Unidad Humana’ -menciona). Una vez estudiada atentamente y dada la sensible situación actual del tema, no consideramos oportuno, en este momento, colaborar desde el Ayuntamiento en una iniciativa de esta naturaleza.”

No entendemos exactamente a que refiere con “la sensible situación actual del tema” (pienso que a la situación política de Cataluña, pues mencionábamos nuestro entendimiento y deseo de contribuir a resolverlo con la propuesta de unidad humana) y hemos solicitado una aclaración sin otro propósito que un mejor entendimiento. Tampoco entendemos muy bien a que refiere con “la naturaleza” de esta iniciativa o la que sería del interés del Ayto.

En todo caso, agradecemos sinceramente su atención.

De modo que ahora nuestras opciones son recomenzar nuestros contactos con el Ayto de Madrid el próximo año, tal como este nos sugirió, o acaso pensar en otro lugar, y también podría ser un Congreso virtual.

 

Hoy queremos abundar en la idea de libertad, de la que ya hablamos en el post pasado, ahora como libertad económica que suele referir al llamado libre mercado.

El gobierno del mundo, tal como lo veía Mozi, es de carácter consecuencialista -se valora cada cosa por el efecto que causa- y utilitarista –el valor de cada cosa, objeto o actividad es según su uso, beneficio. Casualmente este planteamiento coincide con el utilitarismo moderno a la base de las democracias liberales.

Sin embargo, señala bien Amartya Sen en la introducción a su “Racionalidad y libertad” en referencia al utilitarismo:
“Pero, ¿qué es exactamente un comportamiento de maximización de la utilidad? ¿Es lo mismo que la maximización del comportamiento en general (sin restricción sobre lo que se maximiza) o es la maximización de la satisfacción del interés de uno mismo en particular? Esta distinción se pierde en una gran parte de la economía moderna….”

Démoslo una vuelta, intentemos ponerlo en claro. La maximización de la utilidad no es contradictoria entre el interés general y el de uno mismo en un punto; si uno gana más, atesora más, el estado obtiene más, en impuestos, recursos… Hasta aquí sin problema y ese es el concepto de la economía moderna (en ella, solo hay que cambiar el concepto de racionalidad por nacionalidad – a mí, como veo mal de cerca, me pasa). Y de ahí sus cuestiones actuales, ¿cómo crear puestos de trabajo? que es al mismo tiempo preguntarse, ¿en qué podemos invertir que sea competitivo? ¿En qué podríamos tener el monopolio de algo; del talento, de la innovación, mano de obra más barata, etc.?

Sin embargo, el concepto de ‘maximización de la utilidad’ diverge y se contradice cuando se trata de, por un lado, explotar a una persona pagándola lo menos posible y obteniendo el máximo rendimiento de ella, que es el ‘interés general’, y, por otro, “la maximización del interés de uno mismo en particular” (estar guapa, por ejemplo), esto es, “el interés tuyo” “el mío”, “el de la otra” el de las personas reales.

Obviamente no son intereses en lucha ‘dialéctica’; sin duda y definitivamente el interés de uno mismo, yo, está subordinado a ese interés general como lo muestra el hecho vital de que no es que quieras comer sino que tienes que comer para sobrevivir y, por tanto, se te permite comer si trabajas integrándote en el sistema general de maximización de la utilidad. Y los que tienen ya para comer, unos comen entonces mucho, y otros, que pueden seguir comiendo con los ahorros por una temporada sin trabajar, se les motiva, más allá de esa necesidad, con la generación en ellos de necesidades o aspiraciones extra, desde un coche, que podría ser sustituido por transporte público, pero que, ciertamente “maximiza el interés particular”, hasta un perfume de lujo, que también lo hace.

Lo que sucede es que el interés particular, el consumo, también es una explotación. Aquí te voy a contar una anécdota. Le pregunto a mi madre que qué quiere o necesita como regalo de navidades y dice que unas zapatillas con cuña como el año pasado, pues las que le regalamos entonces no se las pone nuevas para estar en la cocina. Pues, amigo, llevo todos estos días mirando desesperadamente tienda tras tienda y en ninguna las encuentro viejas que le sirvan a mi madre.

No hay un contrato real en la sociedad, salvo como representación, teatro o circo, pues a su origen y sobre ella prevalece el estado y su relación estratégica con otros estados, con su carácter de unidad armada frente a otras unidades armadas. Y eso se manifiesta ampliamente en todos los aspectos, basta poner atención a ello o levantar el velo.

Tengo la impresión de que la habitual acusación a la maldad de la naturaleza humana ha sido sustituida en nuestros días por el Fatalismo como causa de los males que experimenta el ser humano, tales como la miseria, la explotación, la perfidia y la guerra, a la vista de la gran mayoría de personas sacrificadas y resignadas a ser sometidas y explotadas largas e intensas jornadas para poder simplemente alojarse en algún sitio y comer de modo que puedan continuar viviendo, como para que encima se les tache de ‘malvados’, cuesta perder la vergüenza hasta este punto. Así que se impone el Fatalismo de la nueva Ilustración, que, como la vieja, es la del Despotismo.

Y este Despotismo, que según alarmantes indicios nos conduce vertiginosamente a la catástrofe al explotar inmisericorde al ser humano no solo como útil sino sobre todo también como, supuestamente insaciable e implacable consumidor, el que legitima su Fatalismo en la ciencia, tal como se manifiesta, por ejemplo en Steven Pinker, profesor de Harvard y autor de Enlightmente Now (2018). Este despacha en su primera página el mal del mundo recurriendo al Fatalismo, extraído o expuesto según la segunda ley de la Termodinámica, el de Entropía, que justifica como ineludibles las relaciones de fuerza e irracionales entre los humanos como la forma de evitar la tendencia natural a la inacción. Una vez aceptado ese Fatalismo o falta de libertad, Pinker dedica el libro entero a enumerar los logros de la Ilustración, se podría decir Historia (la manipulación cada vez más científica) que se reducen a: todo va un poco, bueno un poquito, mejor que antes y así sucesivamente.

En efecto, tanto en China como en Occidente la manipulación o explotación de las personas se ha hecho mucho más explícita e intensiva que antes al poner el estado los avances científicos al servicio de sus intereses. El estado, equipado de las más modernas tecnologías de todo tipo; así, psicológicas o de motivación inducida, con sofisticados cebos, dopajes, como directamente con el control, mediante cámaras, registro de todas las transacciones, identificación permanente de la ubicación, etc. al servicio de lo más necesario; la seguridad, el interés supremo del estado y con él, el de su pueblo, pero no de las personas, pues ¿Por qué la seguridad no la compartimos?

Pero, al tiempo, el sistema ya se desmorona; crece una grieta en el monopolio estatal de la información, ya que la web y la globalización ha dado lugar por primera vez a las fake news, principalmente aquellas financiadas por estados extranjeros, también las de carácter anti o no oficiales, lo que en los antiguos países comunistas, así en la China de hace unas décadas, al quedar fuera del ámbito de la propaganda se calificaba de “pornografía”. Y es en este campo precisamente en el que se encuentra HUM, cuyo objetivo es simplemente emitir información en favor de la unidad humana, que al no pertenecer a propaganda estatal, puede calificarse de “fake news” o de “pornografía”; tú decides.

¿Por qué no compartimos la seguridad? Se ve claro que la inseguridad se origina de unos estados o unidades armadas contra otras. Por eso, la palabra clave, disruptiva, que proponemos desde HUM para que se filtre a través de la comunidad virtual de internet es la misma que ya utilizaba Mozi, la Universalidad o también Inclusividad sin exclusión alguna, ponlo como quieras; tú ya me entiendes. Este es nuestro trabajo, difundirla, la entenderá todo el mundo, hasta que la voz humana transcienda los estados y les someta. Por eso la voluntad del Congreso de Unidad Humana es vinculante para ellos, les despoja de soberanía o derecho a destruir.

Llegados a este punto en el que compartamos la seguridad, ¿comenzamos entonces con ese proceso de entropía que nos lleva a la inacción? No lo creo, tenemos bastante que hacer, así mejorar nuestro medio ambiente, que es mucho, mejorar nuestros cuerpos para ser más amadas, que tampoco es poco, y expandirnos por el cosmos, como toca.

Respecto a la economía, en efecto, todo el mundo puede comer, todo el mundo puede alojarse, todo el mundo puede vivir con sus condiciones materiales de subsistencia aseguradas sin dependencia del trabajo, pues no es que esa dependencia actual tenga nada que ver con lo justo, sino que es la forma de sometimiento violento. Esos derechos a vivir llámalos DDHH si quieres, pero recuerda que no hay derecho sin libertad y, por eso, lo primero es la seguridad compartida universalmente.

Igualmente todos trabajaremos, contribuiremos a la sociedad, pero voluntariamente, y esto es, de acuerdo con el fin, la causa común a la que sumamos nuestra voluntad y nuestro esfuerzo y nuestro trabajo, un utilitarismo sin contradicciones, uno que alinea el interés universal y el personal y no porque haremos lo que sea con tal de recibir dinero que nos permita comer, ¿Algún problema?

Read more

EL DERECHO A LA LIBERTAD – II FORO DERECHOS HUMANOS EN EL 71 ANIVERSARIO DE SU DECLARACIÓN

PARTICIPACIÓN DE HUM – MOVIMIENTO DE UNIDAD HUMANA-  EN EL  II FORO DE DERECHOS HUMANOS CON OCASIÓN DE CONMEMORACIÓN DEL 71 ANIVERSARIO DE LA DECLARACIÓN DE LOS DERECHOS HUMANOS DE LA ONU

INTRODUCCIÓN
Estimados amigos, muchas gracias por vuestra presencia. Muchas gracias al Centro Riojano y a los insignes compañeros de mesa.
Nuestra asociación, Movimiento por la Unidad Humana, HUM, cuyo objeto único es la promoción y realización de la unidad humana o toma de decisiones humana inclusiva y conjunta, quiere en este día de los DDHH reivindicar un nuevo derecho humano: El derecho a la libertad.

ELOGIO DEL DERECHO A LA LIBERTAD

Entendemos que este debe ser el primer derecho humano, porque sin él; si otros deciden por nosotros no podemos ni siquiera estar de acuerdo con ello aunque quisiéramos, pues no tenemos ese derecho tampoco; el de estar de acuerdo o no.
Y lo que quizás es aún más importante, igualmente sin este derecho ni somos responsables ni podemos pedir responsabilidades.

ENTENDEMOS QUE NO EXISTIESE EL DERECHO A LA LIBERTAD EN EL PASADO

Sin embargo, también entendemos que hasta el presente no era posible reivindicar el derecho a la libertad, pues el mundo y sus habitantes nos eran desconocidos y, por lo tanto, la toma de decisiones inclusiva y la cooperación universal no era viable. Pues, en efecto, aunque frecuentemente se oye la expresión de que algo es ‘más inclusivo’, la realidad es que la única alternativa a la exclusión o parcialidad es la inclusión y la universalidad y no hay un punto intermedio por lo que respecta a sus consecuencias.

Y así es, en efecto, que las decisiones parciales, exclusivas, soberanas tienen como consecuencia lógica la contradicción y la confrontación entre los que se excluyen y esta circunstancia, que como hemos dicho era ineludible en el pasado, daba lugar a que la prioridad para todos fuera la defensa, que necesariamente se organiza en la forma de cadena de mando, pirámide o jerarquía, que es precisamente lo mismo que la negación del derecho a la libertad.

HOY NECESITAMOS EL DERECHO A LA LIBERTAD

Sin embargo, hoy estamos ya todos conectados, realmente convivimos y tenemos condiciones ya para tomar las decisiones inclusiva y conjuntamente y nos resulta que el impedimento actual para la paz, la concordia y el bienestar es ya solo la carencia del derecho a la libertad.

– Me explico. Lo primero, la situación actual:

Dado que sin el derecho a la libertad, los derechos actuales se aplican por la fuerza, su implementación siempre y solo puede corresponder a la parte más fuerte, con lo que el resultado de la aplicación de los derechos no es lo más justo sino aquello más acorde con los intereses de la parte más fuerte, pero, lo peor es que solo añade mal al mal, pues su forma de actuar es ya, a toro pasado, castigar.

El derecho actual es inhumano, no ve lo que cualquier ojo ve; concretamente la mala intención y se inhibe de juzgar el desarrollo de las armas y los ejércitos, los bloqueos, las provocaciones, las decisiones estratégicas cuyo objeto es dominar al otro, ponerlo a merced por el medio que sea, bien por amenaza o bien por privación y viceversa. Es decir, que no es capaz de prevenir las violaciones de los derechos humanos sino que, al contrario, las mistifica, cuasi las facilita.

Mientras que si reivindicamos el derecho a la libertad es para poder tomar las decisiones inclusivamente, de modo que, lógicamente, no produciremos ni emprenderemos para el daño –pues sería dañarnos a nosotros mismo. E igualmente nuestras decisiones no estarán marcadas por la estrategia o prioridad y necesidad de confrontación, la de someter o ser sometido como es propio de la toma de decisiones exclusiva y parcial, sino que siendo inclusivas todas nuestras decisiones serán por el beneficio y el bienestar humano, de todos y cada uno de nosotros, incluyendo así la verdadera implementación del resto de los derechos humanos.

De modo que, en efecto, hoy que ya tenemos al alcance la posibilidad de la paz y la armonía, el problema resulta ser ahora solo que no tenemos derecho a la libertad, estamos limitados al derecho positivo, al derecho sometido al estado, es decir, a la parcialidad; y solo podemos elegir lo que refiere a esa parte, que es la discordia, la confrontación y la guerra, pero no lo que compete y concierne a la humanidad con la que ya de hecho convivimos, que sería la paz, con lo que resulta realmente en un abuso escandaloso.

– Esto no es una abstracción mía, las preguntas que nos plantea el estado se constriñen a sus fronteras y a sus fines, que son los que emiten sus comunicadores, sus medios, sus televisiones; lo público realmente existente está limitado a esos marcos que impiden que lo humano, lo relativo a la humanidad fluya, es decir, que no solo las preguntas están amañadas sino las respuestas también.

REFUERZO

Nosotros, los que favorecemos la unidad humana, somos seguidores de un sabio chino antiguo que ya la promovía hace 25 siglos.

Este decía:
“si amas a alguna persona no quiere decir que ames a todas las personas, sin embargo, si no amas a alguna persona si quiere decir que no amas a ninguna persona, pues fuerzas a todas las personas a tomar partido; a tu favor o al suyo”

Así es que las personas cuando tengamos derecho a la libertad nos vamos a cuidar unas de otras, pues ciertamente esa es nuestra bellísima y bonísima disposición natural, por eso este mismo filósofo decía también continuamente, que la unión humana era el amor universal y que esa era la voluntad del Cielo, que lo había dispuesto así, pese a que se diga precisamente lo contrario; se hable de la maldad de la naturaleza humana y se justifiquen así ahora todavía las cadenas.

– Las cadenas del reino de Zeus en el que hemos vivido hasta ahora, tal como decían y entendían los griegos comprendiendo la inhumanidad terrible en la que vivían y en la que todavía hemos vivido hasta este punto en el que iniciamos aquí y ahora el reino de la libertad, el reino humano sobre la Tierra y el Cosmos que también les anunciaba a los griegos Prometeo.

 

Si, querido amigo, gracias por tu atención a mi broma. Obviamente, todo lo que he dicho era un juego de palabras. ¿Cómo puede haber un derecho a la libertad? Eso no tiene sentido, pues el derecho te lo da el gobierno, la autoridad a la que estas sometido, de modo que reivindicar el derecho a la libertad es realmente una contradicción.

En efecto, de lo que se trata es de apropiarnos de esa libertad, de lo que se trata es de que la soberanía la asumamos cada uno de nosotros y así es como somos libres y así es como podemos proponer la unidad humana, más concretamente apoyar el Congreso de unión que proponemos desde HUM, Movimiento por la unidad Humana. Contamos con todas las personas, los pobres y los ricos, los de abajo y los de arriba en la cadena de mando, los de la izquierda y los de la derecha, los del norte y los del sur, todos somos iguales, todas buenas personas, otro pensamiento que tengas es errado, te lo aseguro. Como dice Mozi: es la voluntad del Cielo, así está dispuesto: que el interés de todos sea precisamente el interés de cada uno.

Pero también en este punto consideramos que los derechos humanos corresponden al Grupo de Trabajo de Seguridad en el Congreso de unidad humana, estamos trabajando en ello, súmate a nosotros. Así como también celebrar una fiesta mundial de liberación con ocasión del Congreso de unidad

Pues, solo tenemos que declararnos libres y gozar de libertad

Que la disfrutes!

Manuel Herranz
9 de diciembre de 2019

Read more

POR FAVOR, APOYA LA CONVIVENCIA

Estimad@ y excelente amig@,

Soy Manuel Herranz, presidente de la ong transparente y sin ánimo de lucro, Human Unity Movement, HUM, y me dirijo a usted solicitando su apoyo para el proyecto más ambicioso y esperanzador.

Según nuestro entendimiento, estamos en condiciones de lograr un cambio decisivo hacia un mundo humano, un mundo en el que las personas pasen de la discordia y la competición (a muerte) en la que hemos vivido en la historia a la concordia y a la cooperación. Un cambio posibilitado por las condiciones de nuestro tiempo.

En efecto, una de las circunstancias más relevantes de nuestra época es la globalización, condición crucial ya soñada por muchos sabios y/o pensadores independientes que alcanzaron conciencia de que la causa de la discordia, la guerra y la miseria humana se debe a la toma de decisiones exclusiva o parcial, que necesariamente lleva a la contradicción y a la confrontación, algo que, sin embargo, no tenía solución en el pasado, pues la alternativa a la parcialidad o exclusión es la universalidad o inclusión y no hay un punto intermedio.

Estos mismos pensadores advirtieron que la paz –que es la causa común- depende de la toma de decisiones inclusiva, pues la consecuencia lógica de la toma de decisiones inclusiva es la eliminación del emprendimiento para el daño, que sería el absurdo de dañarse uno a sí mismo, y su sustitución por la completa cooperación de todos por el beneficio común. Pues, fuera del propósito de daño -que necesita ser ocultado o disfrazado- tenemos sin duda capacidad para utilizar el sentido común sin discriminación y con transparencia para la gestión de nuestras relaciones en base a objetivos comunes de cooperación.

Y al objeto de que la toma de decisiones inclusiva se ponga en marcha convocamos un Congreso Mundial en Otoño de 2020 en Madrid o en Barcelona a ser retransmitido en directo y abierto a todo el mundo. Proponemos organizarlo en 6 grupos de trabajo: Desarrollo, Seguridad, Tecnologías (a su vez dividido en Alimentación, Salud, Medio Ambiente, Energía, Movilidad e Infraestructuras), Mujer y Comunicación, a los que invitaremos a los expertos, personalidades y empresas, más relevantes de todo el mundo al objeto de producir propuestas de consenso que establezcan y organicen la convivencia y coordinen el desarrollo humano conjunto con el apoyo de todas las personas independientemente de sus nacionalidad y, por tanto, de carácter vinculante para los estados

Y así nos dirigimos a usted personalmente para solicitar su apoyo y cooperación para la convocatoria y realización del Congreso, esto es, su reflexión y entendimiento de que esta propuesta queda fuera del marco de la política y refiere a las personas como tales y sobre la que hemos de hallar un punto de encuentro y forjar una nueva forma de relacionarnos sobre la base de ese sentido común que, que no es el de las figuraciones ideológicas, sino el que compartimos por el hecho de ser humanos, de tener cuerpos, necesidades y condicionamientos que podemos entender poniéndonos en lugar del otro independientemente del país en el que este haya nacido o de las figuraciones con las que hayamos sido adoctrinados.

Un efecto inmediato y principal del Congreso de Unión es el reciclaje en beneficio y bienestar humano de la actual inversión en defensa -el activo inicial humano o de la humanidad, pues solo en unidad esta inversión resulta redundante y, en efecto, somos las personas todas, la garantía y causa de así sea.

Y aún más allá del reciclaje de la inversión directa en armamento, con la toma de decisiones inclusiva se elimina la ‘necesidad estratégica’ –que es la prioridad y la urgencia de las decisiones actuales que deja a las personas en segundo plano y es causa de la explotación, abuso, discriminación e indignidad de las personas, motivación estratégica que ha marcado la prioridad y agenda hasta el presente y que ahora podemos sustituir por la libertad y el sentido común.

Igualmente es esa necesidad y prioridad estratégica la causa de la sobreexplotación del planeta, de los recursos naturales, del deterioro del medio ambiente, de la extinción de la fauna y flora y la nos impide actuar contra el cambio climático. La toma de decisiones adecuada en respuesta a esos retos es posible solo si es inclusiva.

Le agradezco mucho su consideración y quedo a su disposición para que no quede aspecto alguno sin claridad y transparencia y también para cooperar al objeto de convocar y organizar el Congreso.
Muchas gracias por su atención
Muy cordialmente

Manuel Herranz Martín
Presidente
HUM – Human Unity Movement
C/ Puerto Serrano, 32 5ºA
28045 Madrid
Mobile:+34 656339490
Phone: +34 91 031 40 10
www.human-unity.org
manuelhm@human-unity.org

Read more

La gobernanza global y la comunicación de la convocatoria del Congreso

Queridos amigos,

Hemos recibido notificación del ayuntamiento de Madrid indicándonos que este año no pueden asumir más (preparación de) actividades, por lo que podríamos hablarlo el año que viene. Sin embargo, esperamos que el ayuntamiento de Barcelona acepte la propuesta de celebración del Congreso de Unidad en breve de modo que podamos comenzar con su debida organización y celebrarlo en otoño de 2020.

Hemos comenzado esta semana a enviar solicitudes de patrocinio a diversas empresas gracias al gran trabajo de nuestra Fundraising Manager, así como también agradecemos los avances de nuestro Grupo de Comunicación, voluntarios de IE University. Os invito a seguir su trabajo en Instagramm, ahora @humanunityhum. Están preparando también un video de promoción de la unidad humana o toma de decisiones inclusiva.

EL CAMBIO CLIMÁTICO

Las dos semanas próximas las dedicaremos al cambio climático, pues proponemos un taller de trabajo abierto sobre “Estrategias de control o mitigación de los efectos del cambio climático y posibilidades de toma de decisiones en común” en IE University. Dependiendo de la participación, el taller podría estar dividido en varias mesas que segmentarían el análisis para hacer una puesta en común y generar unas recomendaciones. Lo tendremos en mente como modelo para el Congreso de Unión. Igualmente nos gustaría participar en la cumbre del clima, pues entendemos que la propuesta de HUM de toma de decisiones inclusiva es lo que en ella les falta.

Respecto al cambio climático, nuestra experiencia individual se limita a poco más que, por lo regular, hace más calor aquí en Madrid en verano que en invierno, pero los datos acumulados así como otras certezas científicas de las que se ha venido informando y popularizado, han identificado un proceso de calentamiento global, en buena parte o en su totalidad causado por la acción del los humanos, que dará lugar a daños que debemos prevenir y evitar, o mitigar al menos.

Es un asunto, pues, de seguridad humana común y así se ha convocado esta cumbre que debe alumbrar medidas lo más consensuadas posible con ese objetivo de prevención. El peso que cada país da a este asunto es diferente y se ha publicado que EEUU se inhibe de comprometerse a asumir las medidas que en un determinado marco multilateral se acuerden (por mayoría) o se consensuen.

Incluso aunque el calentamiento global sea un hecho y sus efectos negativos para el planeta y la humanidad altamente probables, las prioridades de los países son diversas y es difícil que se alcancen acuerdos eficaces. El hecho de que el planteamiento de los estados sea necesariamente estratégico puede generar suspicacia en cuanto al posible beneficio de unos y el detrimento de los otros. Por ejemplo, algunos países pueden aprovechar para establecer estándares en los productos y servicios homologables en todo el mundo como parte de la lucha contra el cambio climático que resulten en el aumento de sus exportaciones y en menoscabo de las ventas de otros países dependientes en tecnologías de los primeros. Lo que no quita que estos países puedan reivindicar con justicia su liderazgo en esta innovación y reivindicar su recompensa como es habitual y propio. Pero, esta es solo una por citar alguna de esas posibles suspicacias o diferencias de intereses, aparte ya del diferente impacto del calentamiento en los diferentes países, etc.

Pero más allá del hecho de que, aunque se han levantado voces muy comprometidas por la acción humana en la lucha contra el cambio climático, es chocante que no haya voces tan comprometidas en la lucha por la dignidad humana clamando igualmente contra el abuso, la opresión y la guerra. ¿Qué expectativa pueden tener esas voces contra el cambio climático como para pretender una respuesta unánime de la humanidad? Necesariamente será una expectativa política o del estado, un rendimiento particular, pues mientras se exigen medidas comunes para atajar el daño que el cambio climático puede causar (potencialmente) a la humanidad, no se repara en el daño que actualmente (ahora) sufren muchas personas, a los que, por tanto, no incluye (o discrimina) como humanidad. Ese podría ser el caso de Extinción Rebelión, a los que nos hemos dirigido para cooperar y no nos ha contestado, que su objetivo, además del cambio climático, es y pasa por una ganancia política de gestión.

COMUNICACIÓN Y TOMA DE DECISIONES

La concienciación ecológica, la lucha contra el cambio climático, la preservación de la diversidad de la fauna y flora y muchos otros asuntos que conciernen a la humanidad tienen muy diferentes lecturas en muy diferentes países, pese a ser obviamente asuntos de interés común humano, por eso se hace cada vez más urgente un sistema de toma de decisiones inclusiva.

La enorme discordancia de información entre ideologías, países, etc. puede hacernos dudar sobre la posibilidad de una gobernanza global, pero realmente la comunicación no es diferente de la toma de decisiones. La clara conciencia de esto es lo que nos lleva a solicitar a las empresas de comunicación que sean tanto un grupo de trabajo del Congreso de Unión como las organizadoras del mismo. Realmente, basta que la comunicación sea y busque ser inclusiva para que la toma de decisiones también lo sea.

El sistema de comunicaciones actual tiene como contexto la confrontación y la guerra y, por lo tanto, el objetivo de la comunicación es la expansión del dominio del que publica (propiamente el que financia la publicación) sobre los otros. Toda interpretación/comunicación sobre los hechos, sobra decir pasados, pretenden reivindicar un derecho (derecho fija derecho) e igualmente la valoración de aquellos hechos o datos que manifiestan una trayectoria, como es el caso del calentamiento, para cada uno implicará efectos diferentes de modo que cada uno los expondrá o enfatizará según los pueda utilizar para implicar de estos algo que favorezca su particularidad; un derecho, un privilegio, una primacía, etc.

En este contexto es sorprendente que estemos siendo capaces de ir poquito a poquito difundiendo la propuesta de unidad humana. Esta sería imposible sin la existencia de sentido común, pues la realidad (de la violencia y la ausencia del sentido común) es que el medio es el mensaje y no parece ser que haya ni sea posible propiamente un mensaje. Así lo asume la política (no cosmopolita). Me explico:

La información en China, por ejemplo, está controlada por el estado y los países comunistas antes o algunos populismos simplemente buscan controlar la información o propaganda como medio para alcanzar sus objetivos políticos. Y, por otro lado, según expone bien Chomsky los medios de comunicación en los países capitalistas, particularmente en EEUU; están bajo el control de las empresas que “manufacturan el consenso” según sus intereses, pues tienen el monopolio sobre la información.

Según me comentaban algunos amigos chinos, en Hong Kong las redes sociales occidentales, que no están permitidas en China continental pero tiene mucho arraigo en Hong Kong, no permiten exponer argumentos pro China continental, en cuyo caso, por otro lado, los muchos recursos (humanos) del estado chino los ocuparía raudo publicando masivos argumentos a favor de los intereses de la República Popular, de modo que esos medios solo admiten información a favor de las protestas. La situación alcanza el esperpento de que ya que YouTube no permite contenidos, algunos de estos videos pro China continental los cuelgan en PornTube, los cuales, quizás también buscan más allá de su mensaje, señalar a la censura en este caso de Youtube……Sobre la información que dan los medios de unos países sobre otros, ojalá sea esta la última palabra sobre el tema.

LA TOMA DE DECISIONES INCLUSIVA

Lo decía Mozi: “Criticar sin alternativa es como intentar apagar un fuego con fuego o atajar una inundación con agua. Lo decía Mozi: La parcialidad debe ser sustituida por la universalidad”. Las comunicaciones tienen que ser transparentes, es decir, tienen que hacer explícito su propósito. El propósito incluye la definición de lo que se pretende y los beneficios que aporta así como los medios con los que se cuenta para ello y el esfuerzo que requiere. En este punto, no se trata siquiera de nuestra voluntad sea inclusiva sino que la exposición transparente del propósito deja ver su conveniencia para la toda la humanidad y, por tanto, de ese modo equivale a la toma de decisiones inclusiva, conjunta, cuya realización es la cooperación. Todos los avances en medicina o en alimentación, en transporte, etc. son del beneficio de todos sin discriminación.

Cada uno de los grupos de trabajo del Congreso de Unión, como expertos en su sector y conocedores de sus recursos, proponen los objetivos de desarrollo que mejor satisfagan las necesidades y deseos humanos, se adjudican tareas y se coopera para su logro. La reorganización para la cooperación que sustituye la motivación en competencia por el monopolio (de la innovación) se genera con la sustitución de la imposición y sometimiento violento mediante la privación por la cooperación racional y voluntaria. El propósito transparente compartido crea la comunidad.

PALESTINA

Quisiéramos organizar cuanto antes una visita a Israel y a Palestina, Gaza, y estamos intentando recaudar fondos para costearlo con el fin de llamar la atención de la situación de las personas allí, particularmente en la franja de Gaza, un lugar en el que no hay otro interés que el humano y donde, por lo tanto, precisamente queremos expresar y difundir mejor nuestra propuesta de unidad humana, así como comenzar nuestro trabajo de mediación en Asia Occidental que lleve a la tregua previa al Congreso Universal.

Read more

COMUNICADO DEL MOVIMIENTO DE UNIDAD HUMANA

Queridos amigos,

SOBRE LA FECHA Y LUGAR DEL CONGRESO DE UNIÓN

La celebración del Congreso de Unidad Humana obtuvo el apoyo y, en alguna medida, el compromiso del ayuntamiento de Madrid con el equipo de Manuela Carmena. Pero, pese al esfuerzo de su responsable de Acción Internacional y Ciudadanía Global, Antonio Zurita Contreras, porque el ayuntamiento asumiera de modo apartidista hospedar el evento, no está teniendo continuidad por parte del nuevo gobierno de Madrid.

La convocatoria al Congreso, sin embargo, ya está hecha, es pública y lo que tratamos de acordar con el ayuntamiento es la fecha y venue para poder emitir las invitaciones preliminares a los participantes que son las personas y empresas más relevantes en los siguientes Grupos de Trabajo: Educación/Humanidades, Desarrollo, Tecnologías (este dividido en Alimentación, Sanidad, Movilidad, Energía, Medio Ambiente e Infraestructuras), Seguridad, Mujer y Comunicación. El Congreso se retransmitirá en directo y en abierto a todo el mundo y el plan es que su financiación corra a cargo de las empresas participantes y patrocinadoras.

EL CESE DE LA VIOLENCIA

La convocatoria al Congreso no se puede demorar, pues es el medio de difusión de la propuesta de unidad humana y también es el medio del alto el fuego necesario para la celebración del evento. La tregua ha de producirse conforme el Congreso gana apoyo, pues su fin es la inclusión que pone fin a la parcialidad o soberanía, con lo que la violencia deja de tener sentido, pues la violencia ineludiblemente reivindica la exclusión o soberanía

El Congreso no puede llevarse a cabo si no hay voluntad inclusiva previa, es decir, si la violencia no ha cesado, pues sería contradictorio con el congreso mundial o universal que hubiera partes destruyéndose mutuamente con lo que su resolución constituiría la mayor urgencia y esta consistiría en fijar los límites de la soberanía de cada parte, precisamente lo opuesto al propósito del Congreso.

EL DERECHO

La condición o circunstancia humana de parcialidad o soberanía en la Historia da lugar al derecho como medio de solución de los conflictos, pero el derecho no puede ser el medio para la paz. Lo último, porque su implementación siempre y solo corresponde al más fuerte, que no quiere decir que sea lo más justo sino lo acorde con sus intereses, y lo peor es que solo añade mal al mal, pues su operativa es el castigo tras el mal consumado.

Pero el derecho no es humano, presupone la inocencia (es idealista) se niega a ver lo que los ojos ven: la mala intención o la estrategia de los actores, es decir, que todos sus movimientos tienden a someter, a poner a merced o a disposición al otro (sobra decir y viceversa) para manipularlo y explotarlo, no ve o juzga sobre la producción y distribución de armas, cuyo objeto es el daño, la destrucción y el homicidio, etc.

Sin embargo, el tiempo del derecho ha pasado porque hoy día podemos ya convivir todos, tomar las decisiones inclusiva y conjuntamente y ya no necesitamos ponemos una venda en los ojos, auto-engañarnos, engañar a los otros, guardar silencio, mentir y mistificar a la juventud cuando la globalización nos permite e invita ya a la unidad, la toma de decisiones conjunta, que implica tanto que el propósito de daño sea absurdo como la transparencia -la responsabilidad mutua y universal.

CATALUÑA

¿Somos, acaso, incapaces de ello? Esa es una pregunta sin sentido para los que convocamos el Congreso. Entretanto el ayuntamiento de Madrid no contesta hemos hecho la propuesta al ayuntamiento de Barcelona y proponemos a los catalanes que cesen en reivindicar soberanía e igualmente al estado español que libere a los presos independentistas manifestando ambos así su apoyo a la unidad humana o toma de decisiones inclusiva y para ello al Congreso de Unidad.

El estado español (la unidad armada) no puede cancelar su soberanía, pues esta es una cuestión o decisión sobre sí mismo como sujeto -hacerlo equivaldría a dejar de ser ese sujeto y por lo tanto ni siquiera sería válida, pero, lo cierto es que los catalanes asumen que la constitución de una soberanía es asunto de la voluntad popular y, por lo tanto, no podrían decir que no están en condiciones de proponer la unidad humana o soberanía humana. Igualmente España, al aceptar el hospedaje del Congreso, da así muestra de su disposición hacia la inclusividad que acabaría con su soberanía, por supuesto es una propuesta a la humanidad que solo se realiza con el acuerdo unánime de todos (en el supuesto de que el congreso fracasase, se demostrase inviable la toma de decisiones inclusiva, los presos volverían a la cárcel y los catalanes podrían seguir reivindicando su independencia…)

CIUDADANIA GLOBAL

Dado que la mayor implantación de HUM está en España, como españoles tenemos un derecho limitado a solicitar la liberación de los presos, pero el Movimiento de Unidad Humana es una ONG y no discrimina la nacionalidad de los que apoyan la unidad humana.
En este sentido, no es que solicitemos al estado español la liberación de los presos, pues los cosmopolitas no estamos sometidos, no somos un pueblo, uno que pide a sus líderes que hagan algo, sino que somos seres humanos libres e iguales que asumimos soberanía personal y decidimos según nuestro propio juicio y lo hacemos público y contamos para ello no ya con la fuerza sino con la razón y el sentido común.

Solo así podemos rechazar, mediar y disolver también la violencia en Asia Occidental (Oriente Medio), adonde queremos desplazarnos lo antes posible una vez fijemos aqui el dato de Congreso, en Iberoamérica, en Hong Kong o allí donde la violencia se esté produciendo, mientras que como pueblo solo nos cabe tomar parte a favor de un bando y en contra de otro.

Y solo si asumimos soberanía personal podremos después actuar desde nuestras posiciones institucionales, políticas, empresariales o personales para lograr la tregua necesaria para la celebración del congreso así como para aceptar y actuar en consecuencia con la soberanía humana.

LA SOBERANÍA HUMANA

En efecto, las personas que apoyamos el Congreso no podemos hacerlo de otra manera que desde la autonomía, asumiendo nuestra propia voluntad de paz o toma de decisiones inclusiva, haciéndonos primero soberanos nosotros mismos en lugar de someternos a una parcialidad que solo rige frente a otra parcialidad bajo el absurdo de que sea cual sea (lo mismo nos alían con Rusia, que con China, que con Turquía, que con Irán, que con Israel, que con la UE, que con US, que con India…..) así son nuestras opciones y a eso se limitan, a quien (que unidad armada o coalición) atacar, a quien reprimir, etc.

Seamos prudentes, sí, pero no tengamos miedo, la tregua podría incluso ser unilateral pero la paz no, la paz solo se produce con el acuerdo y la cooperación de todos, pues todos estamos implicados, por lo que la parcialidad, que fue una necesidad, es ahora un error, el acierto es la humanidad que se esfuerza por constituirse en sujeto.

Read more

ALS CATALANS

Queridos amigos,

HUM o Human-Unity somos una ONG, transparente y sin ánimo de lucro cuyo objetivo es la paz. Os rogamos consideréis, por favor, nuestras razones y propuesta.

Razones

HUM significa Human Unity Movement o Movimiento de Unidad Humana pues la paz, como han visto los sabios que en el mundo han sido tanto en oriente como en occidente, es la unidad humana, la toma de decisiones inclusiva, que así excluye el mal, es decir; el propósito de daño.

En efecto, la toma de decisiones inclusiva resulta en solo cooperación por el bienestar, el beneficio y el desarrollo humano y elimina y disuelve el propósito y la cooperación para el daño, pues con la toma de decisiones inclusiva se ponen al descubierto los fines de cada acción o emprendimiento y, consecuentemente, la comunidad humana y cada persona individualmente percibiría esa mala intención y no la consentiría –dañarse uno a sí mismo sería absurdo, o no inclusivo.

Mientras que la toma de decisiones parcial o por separado que vivimos hasta el presente, ya sea de estados o bloques, conlleva necesariamente la agresión y confrontación.

La tragedia humana ha resultado de vivir en mundo ignoto que imposibilitaba la toma de decisiones conjunta, mientras que sí requería la defensa, el emprendimiento para el daño, y también la ausencia de responsabilidad, pues la responsabilidad es humana, remite al sentido común, y no hay otra responsabilidad que esa -siendo así también lo mismo que la transparencia.

El problema ahora que ya todos los humanos estamos en comunicación es que la mala voluntad, la voluntad de daño necesariamente se oculta, pues, como dice Kant en la Paz Perpetua, si se expone, se auto-derrota, pondría al objetivo a la defensiva tomando medidas en contra. Por eso, el caos se mantiene y sigue rigiendo el engaño y la violencia, de modo que el seny o sentido común, no nos sirve para lo que puede y debe.

Pero estamos ya en condiciones de tomar las decisiones inclusiva o conjuntamente; sucede que la cooperación humana, como cualquier otra forma de cooperación, solo puede realizarse conjunta y simultáneamente, que aquí es decir también universalmente. Por eso convocamos un Congreso Mundial o Universal abierto y transparente de Unidad Humana para otoño del año que viene en el que establecer ese sistema de toma de decisiones inclusivo que acabe con la mentira o el daño de una vez por todas.

El objetivo del Congreso es redirigir las actuales inversiones en el mal, o para el daño -propiamente el desarrollo de armas, hacia el beneficio, bienestar e integración humana, seguido del desmantelamiento de las fronteras y de los ejércitos, pues no tienen otra razón de ser que sus opuestos. Asimismo, acaba con el subdesarrollo integrando a toda la comunidad humana capacitándola para cooperar y también creando escenarios adecuados a la armonía de la comunidad.

La política, que es la gestión de la violencia (la privación), es aquí redundante; las personas, todas y cada una, somos soberanas al tiempo que responsables por la comunidad humana.

Propuesta

De momento los discursos particulares de los estados dominan las ondas, las redes, los medios y solo se hacen eco de su particularidad. En las campañas electorales recientes ni siquiera se ha tratado en debates o en general de la relación con el resto de las personas que viven en el mundo, pues esa relación es la guerra y nos viene dada por la estrategia de nuestro bloque y la única opción aquí por tanto es no hablar de ello.

Por ese motivo, la convocatoria a la paz, la unidad humana o toma de decisiones inclusiva es responsabilidad del sentido común, de las personas sin discriminación particularmente de nacionalidad, y en esa disposición ponemos nuestro interés en lo que nos concierne como tales; como siempre, el cese de la violencia y, actualmente, la difusión de la convocatoria de unidad –que es esta información- hasta cubrir la redondez de la tierra.

Lo interesante es que ambos propósitos y acciones, el cese de la violencia y la convocatoria, resultan ir unidos y no tienen eficacia uno sin el otro, pues la violencia no puede ser detenida sin alternativa, que es la universalidad o inclusividad, y la universalidad no se da con la violencia. Así pues, dirigimos la convocatoria a todo el mundo, pero principalmente a aquellos que sufren violencia para que, sumándose a la convocatoria de unidad, declaren tregua.

Con el éxito de nuestro objetivo: la tregua, la convocatoria tendrá difusión universal y, al mismo tiempo, cuanto mayor sea la difusión de la convocatoria mayor posibilidad tendremos de tregua, pues más gente se involucrará en asumir su propia voluntad (soberana) de concordia (humana) –como no puede ser de otra manera.

Nuestra mayor preocupación e interés es la enquistada violencia de Asia Occidental (Oriente Medio) pero todavía no tenemos acceso a estas comunidades y serán nuestro próximo objetivo, sin embargo, el destino nos ha puesto cerca y con fácil acceso a los catalanes separatistas involucrados en un conflicto de tintes violentos por cuanto ponen en cuestión el monopolio de la violencia del estado.

Este es el motivo por el que nos dirigimos a vosotros, oh catalans, solicitando vuestra cooperación declarando la tregua difundiendo la convocatoria a la Conferencia mundial que establecerá la paz en otoño de 2020, que acabará con la soberanía de los estados y hará a la humanidad fuente de todo derecho y recurso.

La propuesta de unidad humana merece y obtendrá apoyo unánime, solo necesita ser expuesta, es decir, convocada. Nosotros así lo entendemos y lo vemos y, por ello, os proponemos detallar o aclarar lo que preciséis y concretar acciones de difusión a vuestra más pronta conveniencia si tenéis a bien recibirnos y atendernos.

Moltes gràcies

Manuel Herranz Martín
Presidente
HUM – Human Unity Movement
C/ Puerto Serrano, 32 5ºA
28045 Madrid
Mobile:+34 656339490
Phone: +34 91 031 40 10
www.human-unity.org
manuelhm@human-unity.org

Read more

PLAN PARA SER FELICES

Los pensadores antiguos que ya nos convocaban a la unidad humana, principalmente sus más prominentes, tanto Mozí como los cosmopolitas occidentales, aún sin que la unidad fuera viable en su tiempo apelaban al Logos o sentido común de los humanos como la base y fundamento de su esperanza y de su propuesta. Y así este mensaje de hoy tiene ese propósito de dirigirse al sentido común de cada persona de modo transparente, aquí sincero, y, lógicamente, desde lo que uno piensa y sabe, y queda abierto a mayor aclaración o detalle que se te ocurra plantear, pues nos proponemos y esperamos llevar a la práctica nuevas relaciones humanas con importantes efectos para todos y a cada uno de nosotros.

CONVOCAMOS

Un Congreso Mundial o Universal transparente y abierto a celebrarse en Madrid en otoño de 2020 y a retransmitirse a todo el mundo para tratar la convivencia humana, o lo que es lo mismo, para establecer un sistema de toma de decisiones inclusiva, ya que la consecuencia de unirnos es, lógicamente, que actuaremos y cooperaremos solo para el beneficio y nunca para el daño.

LA GOBERNANZA GLOBAL ES LA TRANSPARENCIA

Los que ahora convocamos la Conferencia o igualmente los que nos damos por convocados entendemos y queremos hacernos entender que el efecto que pretendemos de nuestra voluntad o decisión de unirnos es acabar con el mal, la mala intención, y, a tal efecto, usar la transparencia como forma de gobernanza global.

La transparencia es incompatible tanto con la violencia como con el sistema de mando o de predominio actual, tanto militar como político o empresarial, pues el mando incluye necesariamente un saber exclusivo, un conocimiento superior en cuanto a la posesión de datos y a la disposición de no compartirlos, así como la mistificación de los subordinados esencial para poder manipularlos. (Véase Sócrates, que se negó a cooperar con la polis en hacer creer a los jóvenes atenienses en los dioses o el Arte de la Guerra, cap XI)

CONSTITUCIÓN UNIVERSAL

Así, este es el entendimiento, el ser y el compromiso del ciudadano cosmopolita, uno que es leal a la humanidad, que se libera y libera a los demás dejando de someterse a un grupo armado –ahora, sobrevenido; en el futuro delincuente- pues nos damos una ley básica: que no puede establecerse asociación alguna para dañar a los otros. Esa es nuestra constitución, la fuente del nuevo derecho humano, cosmopolita. Y así las personas pasamos a ser el fundamento y la garantía de la unidad desde nuestro compromiso directo e inmediato de unos con otros.

SOBERANÍA HUMANA

No son, pues, las instituciones, nuestros representantes o las empresas, los que, como habitualmente, toman esta decisión de unidad por nosotros, somos cada uno de nosotros personalmente como sujetos de juicio, de razón y de sentido común, las que, haciendo uso de estas capacidades, emitimos nuestro juicio y decisión de unirnos y así nos liberamos, nos empoderamos unos a otros como seres humanos y solo después las posiciones que los humanos ocupamos en empresas o instituciones se humanizan, pasan a servir a la humanidad, porque la humanidad se ha constituido, ha pasado a ser sujeto de derecho positivo que manifiesta que la humanidad es la fuente de todo derecho y de todo recurso y que las personas con y por su sentido común son los legisladores, ejecutores, jueces y soberanos -en sustitución de la fuerza bruta, irracional e incontrolable actual propia de la parcialidad de los estados.

Nuestro problema no es que carezcamos de capacidad de entendimiento y así de cooperación mutua, común, universal, especialmente sobre cosas y objetos, sino que gran parte de lo que necesitamos ver o saber para entender/juzgar se nos oculta, pero con la unión los ojos de todos sirven a la humanidad y vemos con ellos los confines últimos y más recónditos de la Tierra y así todos sabemos todo lo que necesitamos saber y lo usamos lo primero para poner fin a la mala intención, la inversión en armamento y, después, para llevar a cabo el desarme inclusivo, acordado, conjunto.

EL MAL

La mala intención, dañar, necesita ocultarse y, por lo tanto, no puede juzgarse (prevenirse). Pero se manifiesta en los medios de daño que son las armas. Así pues, solo si estamos dispuestos a la transparencia, tenemos seguridad respecto a nuestra buena voluntad y deseo de evitar y prevenir el daño, si bien, esta se realizará solo con el acuerdo y la cooperación de todos, ya que de modo unilateral no es posible y es preciso difundir primero la propuesta de unidad a todo el mundo, comunicación que se produce con la convocatoria misma del Congreso.

El daño tiene necesariamente un objetivo: el otro. Objetivo que desaparece con la unidad humana. Y la unidad humana toma forma en el Congreso Universal. En él, inclusivo, carente del otro como objeto de daño, la tarea de los participantes es establecer objetivos de servicio, de bienestar o desarrollo humano a los que dirigir los recursos liberados de sus objetivos de destrucción o estratégicos -causa de la actual producción irracional, del dopaje, explotación y abuso de las personas.

No es el capitalismo, como habitualmente se adoctrina y se cree, lo que impide que se destinen los recursos humanos a cubrir las necesidades de las personas, que sería de sentido común sino los intereses estratégicos (las personas son también de cierto interés estratégico, pero limitado). El liderazgo y el esfuerzo del estado ineludiblemente se dirige a objetivos estratégicos (relativos al ejército = strato en griego) pues su seguridad es lo más importante, es su razón de ser, por ese motivo el estado rescata a los bancos y no a las personas, o invierte en alta tecnología y no en dar de comer a quien muere de hambre, lo que busca es lo que le da ventaja competitiva frente a los otros estados, les hace dependientes, no importa lo que cueste en términos humanos.

La guerra es constante o absoluta, que diría Clausewitz, y la inversión productiva o capitalista tiene sentido estratégico. Contrario a lo que el marxismo preveía, el socialismo de la Unión Soviética no pudo soportar/competir contra la superioridad estratégica del capitalismo y del consumismo. Unidos, sin embargo, nuestro desarrollo es relativo al interés común, los desarrollos dejan de ser ‘capitalistas’, dejan de ser estratégicos para ser humanos. Por ejemplo, si desarrollamos la oftalmología servimos a la humanidad, pues todos tenemos ojos, y así sucesivamente y así será el caso de desarrollos de alta tecnología que también son útiles y valiosos pero su objeto será exclusivamente el servicio a la humanidad, mientras que su actual objeto de desarrollo es la superioridad o ventaja de unos estados sobre otros, por eso es tan intensivo, eso es lo que significa estratégico, el criterio que detrás de toda iniciativa en el presente.

LA TOMA DE DECISIONES INCLUSIVA

Todo el trabajo del Congreso se deriva de esa voluntad inclusiva y, por lo tanto, de esa buena voluntad, manifiesta en el hecho mismo de que el Congreso se celebre. Con el Congreso, en esa fecha determinada y en ese punto se detiene la mala intención o voluntad, que se dirige objetivamente al desarrollo o inversión en armas en todo el mundo, ese es el comienzo. La renuncia a la voluntad, concepción, diseño y producción de objetos cuyo fin es el daño, a lo que seguirá el desmantelamiento de los medios de destrucción ya existentes, su reciclaje, que es la mejora igualmente también de la cooperación, la eliminación de barreras y la construcción de puentes.

El resultado del Congreso, así como, en general, el sistema de toma de decisiones inclusiva, es exacto, predeterminado, claro, seguro, en cuanto a que pone fin al mal y busca solo el beneficio, solo es incierto en cuanto a los detalles, concretamente la valoración de las propuestas de mejora o desarrollo de bienestar humano planteadas por cualquier persona, aquí principalmente por los expertos convocados al Congreso, donde estas valoraciones refieren a la relación con los recursos disponibles para su realización, así como su orden de prioridad o coste de oportunidad en relación a los intereses comunes de la humanidad, etc.

LA TOMA DE DECISIONES NO INCLUSIVA, EL ORIGEN DEL MAL

Por otro lado, sabemos por la misma lógica que el potencial -el objeto de la estrategia- o actual desarrollo de medios de destrucción de los otros nos preocupa y que nuestro propio desarrollo de medios de destrucción les preocupa a ellos (cualquiera que estos sean). Y su resultado es la carrera de armamentos infinita y la guerra -el propósito de destrucción de los medios de destrucción del otro- como modo de relación humana, lo que no es deseable ni ventajoso para nadie. El mantenimiento, justificación o defensa de este sistema solo puede tener origen en el engaño, la superstición.

LA CAUSA COMÚN

Cualquier desarrollo destructivo (desarrollo particular) nos pone más a merced violenta de los otros o a los otros de la nuestra. ¿Sucede acaso que no puede pensarse un mundo sin unos a merced de otros o sin violencia? Puede pensarse, de hecho lo han pensado muchos que han reflexionado sobre ello, es la ‘causa común’, el objetivo compartido, esa es la forma de la paz –causa común que solo en la actualidad es posible, esto es: de todos- y esa causa común es, después de la cobertura de las necesidades, el bienestar y el desarrollo inclusivo. A este entendimiento básico nos acogemos para tomar la decisión de unirnos.

‘LA GRAN VIRTUD’

La voluntad de tomar las decisiones inclusivamente, de unirnos, queda en ser una decisión puntual, que se toma ahora, aquí, ya y que se escenifica en el Congreso para, desde ese punto, mantenerse indefinidamente. Sin embargo, el comportamiento de las personas, su relación con sus semejantes, necesita un periodo de adaptación de los hábitos hacia la armonía de la comunidad que, a su vez, la comunidad favorecerá facilitando, escenificando también, las condiciones adecuadas a tal efecto –en contraste con la brutalización, abuso, engaño y mistificación actual consecuencia de la parcialidad.

TREGUA INMEDIATA

Ya somos algunas las que trabajamos en la convocatoria, con unas pocas más que nos permitan poder comunicarnos con las personas involucradas en actos violentos podremos detener la violencia de inmediato, tanto la de Oriente Medio como de otras zonas del mundo, también los disturbios de Hong Kong, Cataluña y otros lugares, pues la destrucción que causa la actividad violenta tiene por objetivo y justificación los medios de destrucción del otro, así como los medios de destrucción de uno son en función de los medios de destrucción del otro y no tienen otra justificación ni razón de ser posible, son un pozo sin fondo de desperdicio para todos.

La violencia entra en contradicción con la voluntad de la unión humana, cuya consecuencia es la eliminación de todos los medios de destrucción sin violencia, y, por tanto, la violencia puede ser detenida ya mediante la convocatoria del Congreso de unidad, que lo es de paz universal real, no ilusoria, y su efecto inmediato es la tregua; hasta la celebración del Congreso en el que la paz o unidad entre en vigor el próximo otoño y con ella la eliminación efectiva de los medios de destrucción.

TU

Si entiendes el fin, el medio y las consecuencias de esta convocatoria, tienes que hacerla tú también pues, si deseas la convivencia humana no puedes al tiempo tener mala intención, esto es, sostener los medios de destrucción. La unidad acaba con los medios de destrucción, así pues, la voluntad de unidad es la buena intención, y la unidad requiere la convocatoria (al Congreso), por lo que una (buena) voluntad que no convoca el Congreso es una voluntad oculta, que es la mala voluntad, la que no permite ser juzgada -que da lugar a que tampoco lo sea la de los otros. Se consciente.

La convocatoria al Congreso es la convocatoria a la convivencia en lugar de la confrontación y no necesita de estos complejos razonamientos o ilustraciones porque la misma convocatoria implica todo lo dicho.

Ya ves, pues, como tu participación es posible y necesaria; todos dependemos de ti.

Gracias

Read more

EL CAMBIO CLIMATICO Y LA UNIDAD HUMANA

Hoy, como cada viernes, se celebra la marcha de los estudiantes por el clima. La difusión de sus reivindicaciones es prácticamente global, sin embargo, hay un aspecto de gran importancia que no consideran entre sus reivindicaciones: que las decisiones se tomen conjuntamente, es decir, desde un punto de vista humano, objetivo, global en lugar de que cada estado implemente medidas por su cuenta, pues las condiciones, necesidades y prioridades de cada estado son diferentes, generalmente opuestas y esto es lo que nos parece en human-unity.org prioritario y queremos resolver primero, y a continuación el tratamiento del cambio climático y otros problemas humanos se sigue necesariamente por su propio peso. Por lo que invitamos a aquellos preocupados por el cambio climático y por el futuro, que se sumen a nosotros.

Mientras permanezcamos separados en estados, propiamente unidades armadas, cualquier desarrollo de uno de ellos es una amenaza para los otros y cuando se presenta un problema común como es el cambio climático o la plastificación de los mares o la extinción de la flora y de la fauna, o de los bosques, etc. esa contradicción o lucha entre los países, o armas, se impone, toma la primacía e impide y oculta lo que nos conviene propiamente a todos. A no ser que la lucha contra estos problemas implique o suponga la primacía y el liderazgo de los países ricos, industrializados sobre los pobres. Para los pobres la violencia suele acumular toda la primacía y es seguramente más importante abastecer (se) a sus ciudadanos de comida o de agua para que puedan sobrevivir en muchos casos, pero a los ricos les interesa el cambio climático y estos asuntos de otros países no son una cuestión apenas importante para ellos, así hacen propaganda por sus medios sin parar un minuto sobre el cambio climático, seguramente para luego fijar regulaciones y estándares de los productos adecuados al mercado de acuerdo con esa lucha y, primero, su conveniencia, rentabilidad, porque no podemos pensar que tengan ellos mismos alguna conciencia humana.

La unidad humana es una asunto de los humanos sin discriminación de nacionalidad/estatalidad (ni otra) pero contradictorio con el ser de los estados ya que pone en cuestión su soberanía (por eso esta no se puede poner en cuestión por sus medios y los jóvenes sin otro criterio que estos lo aceptan tal cual), pero no es que la unidad humana sea imposible como en el pasado; la unidad humana, o toma de decisiones humana, inclusiva y conjunta es hoy posible, pues todos los humanos estamos comunicados. Por este motivo human-unity.org hemos convocado ya una Conferencia Universal en la que tratar la unidad humana, abierta a todo el mundo y solicitando la guía de las personas más expertas en cada ámbito de cooperación, así también respecto del cambio climático. La unidad además conlleva que los recursos destinados a fines militares resulten redundantes y puedan dirigirse a otros propósitos, como, por ejemplo, a luchar contra el cambio climático. Animo a estos jóvenes preocupados por su futuro a que reparen en esta opción (nueva en la historia) y apoyen la Conferencia de unidad. Pues la unidad es cosa nuestra, la tenemos que hacer nosotros y no reivindicarla, requerírsela a ningún gobierno.

Os esperamos.

Read more

SER PUEBLO Y SER LIBRES

Hemos sido convocados a las urnas para elegir a nuestros representantes y a la política que quiero dar mi apoyo es al cosmopolitismo.

Pero no sé a qué partido votar. En los últimos debates electorales la relación con el resto de las naciones y con los otros seres humanos, simplemente no se trató, acaso se mencionaron los refugiados, no creo que más….

Entiendo por ello que esta relación con el resto de la humanidad queda en manos de instituciones internacionales como la OTAN y a la UE en los que estamos integrados. Nuestros partidos entienden/asumen que el estado es una unidad de producción y, por ello, se encargan de la economía; más inversión productiva en la derecha, más inversión no productiva en la izquierda.

Una empresa es una unidad de producción de servicio, mientras que un estado, como unidad de producción, no produce servicio sino seguridad y, por lo tanto, es esencialmente una unidad de destrucción, un arma, una unidad armada.

La producción destructiva difícilmente es objeto de la opinión pública que solo trata de la producción de servicios, por eso no se plantean cuestiones de política internacional y este aspecto, la relación (abstracta) con los otros seres humanos se rellena con la ideología.

Sin embargo, el cosmopolitismo, que es la relación concreta, puede ser hoy una política porque tenemos acceso a toda la humanidad.

Aunque el entendimiento (e incluso promoción) del cosmopolitismo, la necesidad de la unidad humana, es amplio entre los pensadores del pasado, en un mundo por descubrir no era viable y una idea que no se puede llevar a cabo no es buena idea, como dicen los chinos.

Y, ahora, cuando la humanidad está globalizada, los estados deben gestionar la realización de la unidad humana liderados por los cosmopolitas. Las elecciones son una buena ocasión para votar a un gobierno dispuesto a liderar nuestro estado y nuestras instituciones para organizar el Congreso Mundial para la Unidad Humana.

Read more