Blog

A JOAQUIN ANTUÑA

No sé sino el que menos de tu andadura, Joaquín, aunque me la imagino desbordante; solo de tu verborrea un poco, pero lo que importa es que te has ido demasiado pronto. Cuando mueres, ya no echas de menos el sexo, pero si los abrazos, y los brazos que levantan el universo, las palabras con horizonte, los compromisos, Joaquín.

No hay novedad: el ayto de Madrid nada contesta, seguramente suspendido por la epidemia. Y Telefónica tampoco, aunque si dura la hacemos online. Bueno, Joaquín, esto es lo que tengo que contarte, lo demás lo verás ya tú, si aceptas el puesto que te ofrecemos de maestro, y es que queremos hacer bien lo que predicas, que mira que es bueno, ¡caray! PAZ Y COOPERACIÓN

Un abrazo fraternal

Manuel

Post a comment